12. Jan 2022

Lic. Florentina Sgarz

Causas del síndrome del intestino permeable (SIP)

Es muy difícil determinar las causas de que el intestino se vuelva permeable. A menudo supone la interacción de varios factores. Los agentes patógenos como bacterias, parásitos y hongos, los medicamentos y, por supuesto, el estilo de vida podrían ser posibles causas. A continuación, se describen brevemente algunas de las causas más comunes del SIP:

  • Medicamentos

Los medicamentos, como los analgésicos, pueden dañar la barrera intestinal si se toman de forma continuada. La cortisona es otro medicamento que puede causar daños a largo plazo en el sensible revestimiento estomacal e intestinal, lo que conduce a un intestino permeable.

  • Estilo de vida

Un estilo de vida estresante o el consumo regular de alcohol también pueden atacar el tracto gastrointestinal. El estrés permanente, que desempeña casi siempre un papel crucial en muchas enfermedades, también produce cambios medibles en la mucosa intestinal. Así mismo, los estudios han demostrado claramente que el consumo regular de alcohol puede provocar daños en la barrera intestinal. Los consumidores de alcohol tienden a tener diarrea con más frecuencia que las personas que llevan una vida abstinente. La abstinencia de alcohol durante tan sólo dos semanas mejorará el estado de la mucosa intestinal. La dieta también es un factor relevante para determinar la causa. Una dieta desequilibrada o hábitos alimenticios muy ricos en azúcares y grasas pueden tener un efecto negativo en el tracto digestivo y promover un SIP a largo plazo.

  • Hongos

Nuestro cuerpo está colonizado por diversos microorganismos, como bacterias y hongos. Estos luchan por su predominancia y por su permanencia en el intestino. Los hongos son normalmente mantenidos a raya por las bacterias intestinales beneficiosas, sin embargo, puede ocurrir que haya un desequilibrio en la composición de la microbiota, y que haya un sobrecrecimiento de hongos, por ejemplo, de levaduras del género Candida. Candida albicans es una de las especies más conocidas y se encuentra en aproximadamente el 75 % de las personas sanas. Por regla general, es inofensiva, pero en caso de desequilibrio también desempeña un papel decisivo en el desarrollo del SIP.

  • Alergias

Las alergias son un problema cada vez más frecuente. Los alimentos, los metales, las toxinas fúngicas, los colorantes y los aditivos alimentarios artificiales pueden provocar reacciones inflamatorias en el organismo. Estas inflamaciones también se producen cuando el cuerpo reacciona de forma exagerada a ciertos alimentos (intolerancias alimentarias), lo cual, con el tiempo, termina dañando la mucosa intestinal.

El día a día con el SIP

Tras el diagnóstico del SIP, el shock es profundo, pero los síntomas pueden aliviarse muy bien con diversas terapias. Lo más importante es reducir la inflamación en el cuerpo, porque a través de un intestino permeable el cuerpo tiene contacto con antígenos, por ejemplo, el trigo y la leche de vaca, que pueden desencadenar reacciones inflamatorias. El primer paso sería cambiar la dieta. Esto suele ser decisivo para poder controlar la intensidad de los síntomas y puede lograrse fácilmente con un plan de alimentación bien diseñado. Los alimentos ricos en azúcares refinados, grasas poco saludables, conservantes y aditivos alimentarios favorecen el SIP o el desarrollo de otras enfermedades intestinales si se consumen habitualmente. Esto se manifiesta por una actividad inflamatoria constante y “silenciosa” en el intestino. Una dieta equilibrada compuesta por grasas saludables, fibra, vitaminas y minerales, alivia el intestino y la inflamación. Deben evitarse los alimentos mal tolerados, especialmente en los casos de intolerancias o alergias alimentarias demostradas. La ingesta constante de alimentos que causan trastornos intestinales siempre provoca inflamación, lo que favorece enfermedades como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa. Una dieta rica en fibra con avena, centeno o verduras y frutas es muy buena para la flora intestinal e influye positivamente en la digestión.

¿Qué tipos de terapias se recomiendan para el SIP?

Además de los cambios en la dieta, hay otras terapias que pueden ayudar a aliviar los síntomas y hacer más fácil la vida con este diagnóstico. Sin embargo, es importante que la elección de la medicación adecuada la realice un médico. Otro enfoque terapéutico es el de los probióticos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los probióticos son “microorganismos viables que, administrados en cantidad suficiente, tienen un efecto beneficioso sobre la salud del huésped”. En este caso se considera que el huésped es el ser humano que ingiere los microorganismos. Los complementos alimenticios probióticos contienen bacterias que residen naturalmente en el intestino humano y, por tanto, apoyan la actividad de las bacterias ya presentes. En los casos de SIP suele haber un desequilibrio de bacterias buenas y malas en el intestino. Por lo tanto, un suministro de bacterias intestinales probióticas viables es importante para recuperar la salud de la flora intestinal.

¿Qué probiótico es adecuado para el SIP?

Lo ideal es la combinación de cepas bacterianas probióticas específicas que hayan demostrado ser capaces de disminuir la permeabilidad intestinal. Las especies bacterianas probióticas eficaces para el síndrome del intestino permeable son Bifidobacterium longum, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus plantarum, Lactococcus lactis und Streptococcus thermophiles. La dosis y la duración de la ingesta dependen a su vez de varios aspectos: edad, posibles enfermedades subyacentes, dieta, deficiencias psicológicas y físicas, tabaquismo, alcohol, diversas terapias (farmacológicas), etc. Para saber qué probiótico o combinación de cepas bacterianas probióticas es la mejor opción, hay que consultar con un médico o acudir a una farmacia.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Problemas y asesoramiento
Efectos secundarios del estrés
Nutrición y recetas
Sopa de calabacines y perejil
Noticias de investigación
¿Cápsula endoscópica en lugar de colonoscopía?
Madre e hijo, Problemas y asesoramiento
Uso de antibióticos en niños: cosas a tener en cuenta
Problemas y asesoramiento
Síndrome del intestino irritable (SII)
Problemas y asesoramiento
Vientre hinchado ¿qué ayuda realmente?
Noticias de investigación
Akkermansia muciniphila: una bacteria subestimada