12. Jan 2022

Heidrun Valencak

Intestino irritable y microbioma

Alrededor de una de cada cinco personas sufre el síndrome del intestino irritable (SII): el intestino se vuelve loco y la diarrea, las flatulencias y el dolor merman la calidad de vida e incluso la capacidad de trabajo de los afectados. La Mag. Anita Frauwallner habla del papel central de nuestra flora intestinal en el SII y de los resultados de los estudios actuales con probióticos en pacientes con SII, con el autor del estudio, el Dr. Adrian Moser.

Dr. Adrian Moser*

Mag. Anita Frauwallner: Cada vez son más las personas que sufren de SII o que tienen algún familiar o amigo que lo padece. Por lo tanto, me gustaría preguntarle: ¿Qué es y por qué aparece el SII?

Dr. Adrian Moser: Los pacientes con SII sufren molestias intestinales crónicas, como dolor abdominal, flatulencia y alteraciones de los movimientos intestinales. Los síntomas que se presentan a veces tienen un gran impacto en la calidad de vida de los afectados. El diagnóstico del SII es un diagnóstico de exclusión, es decir, el médico debe descartar primero otras causas de los síntomas, como las enfermedades inflamatorias crónicas del intestino, la enfermedad celíaca, las intolerancias o una infección parasitaria.

Las razones por las que el tracto digestivo se vuelve loco de repente aún no se comprenden del todo. Sin embargo, se sospecha sobre todo que existe un problema con la flora intestinal: no solo en cuanto a los tipos de cepas bacterianas presentes, es decir, a la diversidad, sino también a las sustancias mensajeras producidas por dichas bacterias.

Mag. Anita Frauwallner: ¿Qué podría desencadenar las molestias masivas en los pacientes de intestino irritable?

Dr. Adrian Moser: Sabemos que el estrés y la psique juegan un papel importante. Sin embargo, al igual que el dilema del huevo y la gallina, en este caso no está claro si un problema psicológico desencadena el SII o si el sufrimiento físico de los pacientes -es decir, la diarrea y el dolor– conduce a problemas psicológicos.

También es indiscutible que el eje funcional entre el tracto digestivo y el cerebro es muy activo en este síndrome y que los cambios en la flora intestinal tienen una inmensa influencia en la psique. En este contexto, la nutrición también desempeña un papel importante, ya que podemos influir significativamente en la composición de la flora intestinal a través de nuestra alimentación: en la terapia del SII, se aconseja al paciente que se abstenga de diversos ingredientes, como la lactosa o la fructosa y otras sustancias flatulentas (FODMAP), lo que a menudo supone un alivio de los síntomas, aunque suele ser difícil de aplicar en la vida cotidiana.

Los estudios confirman que los cambios en la dieta también tienen efectos positivos en la psique, por ejemplo, en la depresión: muchos neurotransmisores se forman en gran medida en el intestino. Si el intestino es apoyado por una dieta saludable, la producción de neurotransmisores y, en consecuencia, la psique puede mejorar. Para los pacientes con SII, esto mata dos pájaros de un tiro, por así decirlo, al influir positivamente en el intestino y la psique al mismo tiempo.

Mag. Anita Frauwallner: Parece un cuadro clínico muy complejo. ¿Se refleja eso también en el tratamiento o hay una terapia estándar?

Dr. Adrian Moser: La terapia es diferente para cada paciente y debe adaptarse a los respectivos antecedentes, necesidades y síntomas. Un cambio en el estilo de vida tiene un gran potencial en cuanto a la mejora de los síntomas: el tema de la “nutrición” tiene que ver con los alimentos saludables (alimentos recién cocinados, regionales y equilibrados frente a los producidos industrialmente), así como con la regularidad de las comidas, son muy importantes para el intestino. El ejercicio también es un factor muy importante, ya que tiene una influencia muy positiva en la motilidad intestinal y en los síntomas generales del SII. Además, los síntomas se tratan con medicación, que varía de un paciente a otro en función de los síntomas: si la flatulencia es especialmente grave, se prescribe un antiflatulento, en el caso de la diarrea un medicamento para solidificar las heces, o en el caso del estreñimiento algo que facilite ir al baño. Los probióticos también se están utilizando y han mostrado muy buenos resultados, según un metaanálisis en el que se consideraron muchos estudios. Los probióticos benefician especialmente a los pacientes de SII con diarrea.

Mag. Anita Frauwallner: Usted mencionó antes que el SII tiene una fuerte conexión con el microbioma. ¿Podría explicar en detalle esta conexión?

Dr. Adrian Moser: Cada vez hay más pruebas de que el microbioma está alterado en su estructura y composición, pero también en su funcionalidad en los pacientes con SII, y que este problema afecta en última instancia a la mucosa intestinal. La mucosa contiene células inmunitarias y células nerviosas que reciben la influencia de sustancias mensajeras. Se puede observar, por ejemplo, que un aumento de la liberación de sustancias inflamatorias provoca un cambio en la actividad nerviosa: hay una hiperactividad de los nervios, que puede estar estrechamente asociada a los síntomas de dolor, así como a la flatulencia y la diarrea.

Es probable que esta interfaz entre la flora intestinal, las sustancias mensajeras, la mucosa, el sistema inmunitario y los nervios desempeñe un papel importante no solo en el SII, sino también en enfermedades como el Parkinson o el Alzheimer. En este caso, los procesos inflamatorios en la mucosa intestinal pueden tener una influencia directa en los procesos o depósitos inflamatorios en el sistema nervioso central o en el cerebro.

Mag. Anita Frauwallner: La investigación de estas conexiones y sus efectos ya son objeto estudio en Institut Allergosan. Ahora me gustaría que hablemos de su estudio, que fue publicado muy recientemente: ha investigado los efectos de un simbiótico (nota: combinación de bacterias probióticas y “alimento” prebiótico para ellas) en pacientes con intestino irritable. ¿Qué tiene de especial este estudio y qué conocimientos ha obtenido del mismo?

Dr. Adrian Moser: Nos hicimos las siguientes preguntas: ¿dónde pueden actuar los simbióticos en el tracto gastrointestinal -en la zona superior o inferior- y en qué niveles pueden influir -en la flora intestinal, en sus sustancias mensajeras y en los productos metabólicos-? ¿O también pueden influir directamente en las células inmunitarias de la mucosa intestinal? Quisimos examinar estas consideraciones en el marco de un estudio piloto, por lo que hemos incluido en este estudio a 10 pacientes con SII de tipo diarreico. Lo que es especial es la gran escala de nuestras investigaciones: realizamos una colonoscopia a cada paciente antes y después de la terapia simbiótica de 4 semanas, y en el transcurso de la misma tomamos muestras de tejido de las partes superior e inferior del intestino. Además, se tomaron muestras de heces. Todo esto se analizó en procedimientos muy elaborados para ver si el microbioma de la mucosa intestinal y de las heces cambiaba, si había efectos sobre las sustancias mensajeras y si las células inmunitarias de la mucosa intestinal se veían influidas por el simbiótico. El estudio piloto muestra si nuestra teoría puede realmente funcionar, pero no está controlado con placebo y por lo tanto es “solo” indicativo, sin embargo encontramos resultados realmente interesantes:

Fue particularmente impresionante que el simbiótico tuviera una influencia muy fuerte en la diversidad del microbioma en la parte superior del intestino. Además, la producción de los ácidos grasos de cadena corta butirato y acetato en las heces aumentó significativamente. Los ácidos grasos de cadena corta tienen un efecto antiinflamatorio en la mucosa intestinal y son una importante fuente de energía para mantener las células de la mucosa sanas y la barrera intestinal intacta. También pudimos detectar efectos en las células inmunitarias de la mucosa del colon. Además de todos estos parámetros biológicos, también estudiamos la gravedad del SII, y aquí también encontramos que los pacientes sintieron una mejora significativa después de la terapia, lo que por supuesto tuvo un efecto positivo en su calidad de vida.

Nuestro estudio piloto ofrece claros indicios de que la diversidad y la funcionalidad del microbioma, así como las células inmunitarias y la gravedad de los síntomas, se vieron influidas positivamente por el simbiótico.

Mag. Anita Frauwallner: Basándose en estos resultados, ¿cómo ve la importancia de los probióticos en la terapia del SII?

Dr. Adrian Moser: Creo que los probióticos cobrarán definitivamente más importancia y que en el futuro se investigará mucho sobre las propiedades de las cepas individuales y la composición específica de los probióticos. Por supuesto, esto es especialmente interesante para el tratamiento del SII, ya que los probióticos pueden hacer posible una terapia relevante para la causa sin efectos secundarios.

Además, creo que el eje intestino-cerebro no solo desempeña un papel central en el SII, sino que también enfermedades como el Alzheimer o el Parkinson pueden verse influenciadas positivamente de forma selectiva por sustancias probióticas.

Mag. Anita Frauwallner: ¡Muchas gracias por esta entrevista!

* El Dr. Adrian Moser está especializado en la interacción entre la flora intestinal y las enfermedades inmunológicas y ya ha publicado varios estudios sobre diferentes aspectos de este tema.


Cómo reconocer el síndrome del Intestino Irritable (SII)

El  SII está presente cuando se cumplen los siguientes 3 criterios:

  • Hay molestias crónicas (por ejemplo, dolor abdominal, flatulencia), es decir, que duran más de 3 meses, que el paciente y el médico refieren al intestino y que suelen ir acompañadas de cambios en las deposiciones (por ejemplo, estreñimiento, diarrea).
  • Debido a las quejas, el paciente busca ayuda y/o se preocupa tanto que la calidad de vida se ve afectada de forma relevante por ello.
  • Es requisito previo que el médico excluya claramente otras causas que puedan ser responsables de los síntomas.

(véase la directriz S3 Síndrome del intestino irritable, número de registro AWMF: 021/016)

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Madre e hijo, Problemas y asesoramiento
Efecto del estrés sobre la digestión en los niños
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
¿La falta de vitamina D entre las causas de la migraña?
Madre e hijo, Noticias de investigación
Rol del microbioma en la búsqueda y en el nacimiento de un bebé sano
Madre e hijo
Cólico del lactante
Nutrición y recetas
Dahl o curry de lentejas rojas
Noticias de investigación, Salud de la mujer
Infecciones urinarias
Problemas y asesoramiento
Probióticos para la diarrea del viajero