12. Jan 2022

Herbert Hauser

Rol de la microbiota intestinal en la regulación del peso corporal

Algunos comen poco y engordan, otros comen mucho y mantienen su peso. Esta „injusticia“ es conocida por muchas personas y, a veces, incluso es independiente del tipo de alimento consumido. Si incluso el practicar actividades deportivas no cambia de forma significativa esto, entonces es posible que tenga que ver con la influencia de ciertas bacterias de la flora intestinal.

Lo que nuestra digestión hace cada día es enorme y vital. Ya sea fruta, verdura, pan o carne, en el pasaje de los alimentos a través del tracto digestivo nuestro cuerpo obtiene lo que necesita. Esto es posible gracias a complejos procesos, de los cuales se conocen ya muchos detalles. Actualmente se sabe que la flora intestinal, con sus miles de millones de bacterias, desempeña una importante función en el procesamiento de los alimentos.

Bacterias de la flora intestinal

Nuestro organismo necesita constantemente materiales de construcción y proveedores de energía. Los principales materiales de construcción son las proteínas y el agua. Los nutrientes que aportan calorías, es decir, energía, son principalmente los hidratos de carbono y las grasas, pero también el alcohol. Estos macronutrientes se necesitan en grandes cantidades. En cambio, se necesitan solo pequeñas cantidades de micronutrientes, lo cual no disminuye su importancia. Los micronutrientes son esenciales para muchas funciones corporales, por ejemplo, para los procesos celulares, para la acción de las enzimas o como antioxidantes. Cuando se trata de la ingesta diaria de alimentos, la atención suele centrarse en el disfrute y no en equilibrar el exceso o la deficiencia de nutrientes. Desde un punto de vista nutricional, el requerimiento real de nutrientes de un individuo sirve para cubrir la tasa metabólica basal y la de rendimiento. De la diferencia entre la cantidad de alimento ingerido y la cantidad de alimento consumido surge un balance energético, que influye en el peso corporal. Si este balance es positivo, aumentamos de peso; si es negativo, perdemos peso. Este cálculo es en principio correcto, pero las excepciones, como dice el refrán, confirman la regla.

De la delgadez al sobrepeso

La medicina distingue entre bajo peso, peso normal, sobrepeso, y en casos extremos obesidad. Una vez que se han acumulado los kilos de más, suele ser difícil deshacerse de ellos. „A menudo es difícil dar el primer paso, sobre todo al principio de un plan de adelgazamiento“, relata desde su experiencia Elke Föls, dietista del centro termal de Bad Schönau, en la Baja Austria. „Es importante quitar ciertos miedos a las personas que quieren perder peso, por ejemplo, que ya no podrán comer nada sabroso o que no podrán volver a comer bocadillos. Hay demasiadas prohibiciones en la mente de muchas personas. Pero en la alimentación sana todo está permitido: ¡la cantidad marca la diferencia!“ Un detalle interesante: las mujeres consumen más dulces y los hombres más bebidas alcohólicas. „Las mujeres suelen citar la menopausia como motivo de aumento de peso“, dice Föls. Esto se debe a que, además de los cambios hormonales, la tasa metabólica basal disminuye con el aumento de la edad y, en consecuencia, la masa grasa aumenta aunque la alimentación no cambie.

La disciplina es fundamental para bajar de peso

El objetivo final es controlar el peso y mantener el peso deseado durante mucho tiempo. Para ello, la disciplina es indispensable. Aunque lo deseable sería disponer de una receta sencilla para reducir el exceso de peso (que se compone principalmente de grasa), Elke Föls disipa esta esperanza: „No existe una receta sencilla“. Ella aconseja „alejarse de todas las dietas que prometen milagros“. En sus consejos, recomienda a los „pacientes“ que se planteen objetivos factibles: „Los pequeños cambios se convierten más rápido en un hábito y hacen que sea más fácil mantener el peso que un cambio completo de la dieta“. Por supuesto, la reducción de calorías y el aumento del ejercicio ayudan a perder peso. Pero, como ya se ha mencionado, no se conocen en detalle todos los procesos relacionados con la utilización de los alimentos por nuestro cuerpo. Si bien la predisposición genética es un factor importante, según los últimos descubrimientos científicos, la composición de la flora intestinal de cada persona también puede influir en el aprovechamiento de los nutrientes en el proceso digestivo. Esta mezcla extremadamente compleja de microorganismos ha sido descifrada en los últimos diez años mediante nuevos métodos de investigación y análisis.

Desequilibrio bacteriano

Se han realizado numerosos estudios específicos sobre el papel que juegan distintas bacterias de la flora intestinal. Por ejemplo, un estudio en el que participaron 50 000 niños demostró que cada terapia con antibióticos eliminaba por completo hasta el diez por ciento de las aproximadamente 500 especies bacterianas. Además, los investigadores descubrieron que, en el otro extremo de la vida, las personas de 70 a 75 años sólo tenían entre 50 y 80 especies diferentes de bacterias. Con una flora intestinal reducida, por la razón que sea, dejan de cumplirse ciertas funciones importantes para nuestro organismo, pero no necesariamente vitales, por ejemplo, la estimulación de la producción de células inmunitarias. Un desequilibrio en la composición de la microbiota intestinal también puede ser un obstáculo en el camino hacia el peso deseado. Nuevos estudios científicos demuestran que ciertas bacterias son más abundantes en los intestinos de las personas con sobrepeso que en los de las personas con peso normal. Esto afecta en particular a los dos grandes grupos de bacterias: Bacteroidetes y Firmicutes. Lo ideal es que estén presentes en una proporción de 1:1. En las personas con sobrepeso, los estudios han demostrado un fuerte predominio de Firmicutes.

Las bacterias Firmicutes extraen hasta un 12 % más de calorías de los alimentos

¿Hay bacterias que favorezcan la figura?

Este desequilibrio de las poblaciones bacterianas también afecta al proceso de transformación de los alimentos. Las bacterias Firmicutes extraen todas las calorías de los alimentos; esta ingesta inconsciente y „oculta“ de hidratos de carbono puede suponer un aumento de hasta un 12 % de calorías al día. Hasta ahora, las pruebas sugieren que el restablecimiento del equilibrio entre Bacteroidetes y Firmicutes puede provocar un cambio de peso. Un producto que contiene cepas bacterianas especiales para reducir el número bacterias que nos hacen „engordar“ es el simbiótico OMNi-BiOTiC® metabolic. Los expertos también recomiendan tomar OMNi-LOGiC® PECTINA DE MANZANA, una combinación de fibra que alimenta las bacterias buenas que nos hacen „adelgazar“. Si se consigue un equilibrio entre Firmicutes y Bacteroidetes a través de la influencia pro y prebiótica en el intestino, será más fácil perder peso y el éxito será duradero. La dietista Föls cuenta sobre su experiencia con OMNi-BiOTiC® metabolic: „En mi trabajo anterior, llevé a cabo un trabajo de observación sobre el uso del producto en pacientes con sobrepeso y obesidad. Los pacientes hicieron comentarios muy positivos, la mayoría quería continuar tomándolo también en casa“. En su opinión, tan solo el aumento del bienestar de los pacientes, del que informaron poco después de empezar a tomar los simbióticos, fue un gran éxito.

Tasa metabólica basal y tasa metabólica de rendimiento

  • La tasa metabólica basal se refiere a la cantidad de energía que necesita una persona en reposo, para mantener la temperatura corporal y las distintas funciones del organismo.
  • La tasa metabólica de rendimiento se refiere a la energía necesaria para realizar actividades físicas, por ejemplo, las tareas domésticas, las compras o las necesidades profesionales.
  • El requerimiento energético se obtiene a partir de la tasa metabólica basal y la tasa metabólica de rendimiento, y se muestra como un valor diario.
  • La reducción de peso nunca debe realizarse por debajo de la tasa metabólica basal, porque entonces el cuerpo pasa al „metabolismo de hambre“. En esta situación, la tasa metabólica basal se reduce, lo que da lugar a un mayor depósito de grasa. Durante una reducción de peso, se deben consumir entre 300 y 500 kcal menos que las necesidades energéticas, pero nunca menos que la tasa metabólica basal.

Seguimiento del éxito para evitar errores

„Lo más importante en la reducción de peso no es el peso en la balanza, sino el cambio en el cuerpo, que una balanza convencional no muestra“, subraya Föls. Por eso prefiere utilizar el análisis de impedancia bioeléctrica (BIA) para comprobar el éxito de cada plan de pérdida de peso y descubrir cualquier error en la dieta.

El BIA proporciona información sobre la masa muscular, el balance hídrico y la masa grasa. En una reducción de peso ideal, siempre debe haber una reducción de la masa grasa y nunca una reducción de la masa muscular. „Por eso, el deporte y el cambio de dieta siempre van de la mano para el éxito en la pérdida de peso“, resume Elke Föls.

El exceso de calorías que ingerimos se convierte en grasa y se almacena para tiempos de necesidad

 

Paso a paso al peso deseado

Es necesario respirar profundamente, y es necesario contar con una fuerte motivación. Sin este impulso como arma eficaz en la lucha contra uno mismo, la mayoría de los intentos de pérdida de peso están condenados al fracaso. En su consultorio de nutrición, Föls recomienda a los pacientes con sobrepeso que se fijen primero pequeños objetivos y empiecen por dar pequeños pasos: „Puede que los pequeños pasos sólo traigan consigo pequeños éxitos al principio, pero a lo largo de un largo periodo de tiempo esas medidas iniciales pueden integrarse fácilmente en la vida diaria y así conseguir un éxito mayor. No tiene sentido cambiar completamente de vida durante tres o cuatro semanas y luego rendirse“. ¿Qué objetivos son realistas en este momento? Tanto los dietistas como los nutricionistas fijan el objetivo en torno a medio kilo o un kilo a la semana. Föls recomienda a la mayoría de sus pacientes que se propongan perder entre uno y dos kilos al mes, „para que los desajustes dietéticos también tengan cabida y se mantenga la motivación“. Esta cantidad, bastante realista, se traduce en 12 a 24 kilos menos en un año. No obstante, „en el asesoramiento nutricional y el apoyo a las personas con sobrepeso, solo los objetivos adaptados individualmente son realmente eficaces“, revela Föls como uno de sus principios.


Bacterias en el retrato

Nuestro peso también está relacionado con nuestras bacterias intestinales, más concretamente con la proporción de bacterias Firmicutes y Bacteroidetes. En las personas de peso normal, la proporción de estos dos grupos de bacterias está equilibrada; en cambio, en las personas con sobrepeso, se han instalado en el intestino muchas más bacterias Firmicutes.

Firmicutes

Estas bacterias también pueden metabolizar con especial eficacia las fibras dietéticas no digeribles, es decir, muchos de los llamados hidratos de carbono de cadena corta. Esto crea muchas moléculas de azúcares simples en el intestino, que son rápidamente absorbidas por el cuerpo e inmediatamente almacenadas en forma de depósitos de grasa para „tiempos de necesidad“. Un exceso de Firmicutes significa que se obtiene hasta un 12 % más de calorías de cada comida. Para la pérdida de peso resulta especialmente perjudicial la capacidad de Firmicutes de poner nuestro cuerpo en modo de ahorro durante las „épocas de inanición“ y utilizar el menor número de calorías posible durante los días de ayuno. En cuanto se vuelve a disponer de abundante alimento, se produce el efecto yo-yo, y se extraen todas las calorías de la comida.

Bacteroidetes

Nuestra alimentación actual contiene a menudo más azúcar de la que necesitamos, lo cual es perjudicial para nuestro organismo. La razón de ello es que los azúcares se pueden convertir rápidamente en alcohol, que daña el hígado. Las bacterias Bacteroidetes distinguen esta dieta y encapsulan los hidratos de carbono en el intestino para que el „exceso“ pueda ser eliminado en las deposiciones. Esto también lo confirman los análisis de heces: si la flora intestinal es rica en bacterias Bacteroidetes, nuestras excreciones contienen más calorías no utilizadas que si hay un exceso de Firmicutes.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Madre e hijo, Noticias de investigación
Los probióticos ayudan al sistema inmunitario del bebé
Problemas y asesoramiento
Mantenerse en forma a pesar de las alergias
Noticias de investigación
¿Qué necesita nuestro intestino en verano?
Noticias de investigación, Salud de la mujer
¿Vaginosis bacteriana o micosis vaginal?
Institut AllergoSan
6 datos sobre Institut AllergoSan
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
El fumar genera procesos inflamatorios en el intestino
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
¿Intestino enfermo – hígado enfermo?