04. May 2022

Probióticos y diarrea del viajero

Además del cambio climático y y los alimentos desconocidos, el estrés propio del viaje también juega un papel importante. La diarrea del viajero, que puede ocurrir en hasta el 50 % de los viajeros de larga distancia, se vuelve problemática si da lugar a dolencias crónicas, como el síndrome del intestino irritable. El uso oportuno de probióticos puede prevenir estos problemas.

Los gérmenes extraños ponen mucha tensión en el sistema digestivo cuando viajamos, y nuestro intestino a menudo responde con estreñimiento, flatulencia y, en el peor de los casos, diarrea del viajero. La diarrea se refiere a 3 o más deposiciones no formadas al día con la aparición simultánea de otros síntomas gastrointestinales. Muchos vacacionistas que viajan lejos se ven afectados por la “venganza de Moctezuma” y pasan varios días no en la playa, sino cerca del baño. Además de diarrea, hasta un 70 % también sufre dolor al defecar, un 30-45 % de los afectados se quejan de náuseas y/o vómitos, y hasta una cuarta parte de los turistas también se ven afectados por la fiebre.

Causas de la diarrea del viajero

Por lo general, las cepas deEscherichia coli productoras de enterotoxinas, también conocidas como bacterias ETEC, son las que provocan la diarrea del viajero. Provocan alrededor del 70 % de las diarreas durante los viajes a través de sus toxinas, que tienen su efecto nocivo directamente en el tracto gastrointestinal. Sin embargo, por regla general, las infecciones con cepas de ETEC son autolimitadas, lo que significa que el cuerpo elimina los patógenos y sus toxinas al cabo de cierto tiempo. Problemas mucho más serios son causados ​​por Salmonella, Shigella, Listeria y varios tipos de Campylobacter. Aunque estos patógenos solo causan alrededor del 20 % de las diarreas del viajero, atacan directamente la mucosa intestinal, la dañan y también pueden llegar a otros órganos a través del torrente sanguíneo. Con mucha menor frecuencia, la diarrea del viajero se debe a virus o parásitos.

Diarrea persistente del viajero

Alrededor del 10 % de las personas que sufren diarrea del viajero siguen teniendo problemas gastrointestinales masivos durante mucho tiempo después de regresar del país de acogida. Además de diarrea recurrente, a veces explosiva, pueden aparecer posteriormente: síndrome del intestino irritable postinfeccioso o enfermedades intestinales inflamatorias crónicas (p. ej., colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn).

Hasta ahora se carecía de una defensa eficaz contra las Salmonelas y otras bacterias, cuyas toxinas se activan en el intestino. A menudo se utilizan antibióticos en el tratamiento de la diarrea del viajero, pero esto supone numerosos riesgos: si no se identifica el microorganismo patógeno mediante un análisis microbiano, a menudo se hace una elección errónea del antibiótico y como resultado se propaga la enfermedad. Además, los propios antibióticos provocan diarrea (diarrea asociada a antibióticos) y abren la puerta a gérmenes patógenos como Clostridium difficile. En general, el uso desmedido y acrítico de antibióticos conduce al desarrollo de resistencia bacteriana, razón por la cual los antibióticos solo deben usarse con moderación y de manera específica.

Viajando con probióticos

En cualquier caso, tiene sentido no esperar a que la diarrea del viajero “ataque” de nuevo para tratarla y tomar medidas profilácticas. Además de las medidas de higiene (comer solo alimentos cocidos o pelados, beber solo bebidas embotelladas, etc.), es aconsejable tomar probióticos o simbióticos (= probiótico + prebiótico) con tiempo, es decir, al principio del viaje o incluso unos días antes de viajar. Debido a las diferencias regionales en la aparición de gérmenes dañinos que pueden causar la diarrea del viajero, es preferible una preparación con varias cepas bacterianas probióticas que una sola cepa bacteriana: las diferentes especies de microorganismos beneficiosos también pueden combatir diferentes gérmenes malos. Además, la variedad de bacterias probióticas también aumenta las posibilidades de que colonicen de forma sostenible el intestino humano y se adhieran a la mucosa intestinal para protegerla de las especies patógenas, fortaleciéndola.

Recientemente se ha probado en un estudio observacional con 264 viajeros un simbiótico especialmente desarrollado para viajeros de larga distancia con 7 cepas bacterianas científicamente probadas y una combinación prebiótica especialmente adaptada para prevenir la aparición de la diarrea del viajero y al mismo tiempo reducir las molestias gastrointestinales existentes. A pesar de que muchos sujetos viajaron a países de alto riesgo (con una probabilidad superior al 50 % de desarrollar diarrea del viajero), solo el 12 % de los usuarios de probióticos mostraron síntomas de diarrea del viajero. En Egipto, el país con la mayor probabilidad de diarrea del viajero (≥ 80 %), incluso más del 90 % de los viajeros se vieron protegidos por el simbiótico. Además, las molestias gastrointestinales preexistentes (estreñimiento, flatulencia y diarrea) mejoraron en el 95 % de los afectados.

Los factores clave del éxito de este simbiótico moderno y científicamente probado son la selección exacta de las cepas bacterianas (lactobacilos, lactococos y bifidobacterias) y su coordinación entre sí, así como las condiciones de conservación hasta 40 ºC (lo que no ocurre con la mayoría de los productos probióticos simples). Los resultados del estudio muestran claramente que la ingesta preventiva de simbióticos cuando se viaja es muy recomendable, especialmente para evitar complicaciones como las enfermedades funcionales intestinales.

Cada simbionte intestinal tiene un efecto inhibidor diferente sobre los microorganismos patógenos (aquí: Salmonella enteritidis). Así mismo, los perfiles de actividad de las bacterias beneficiosas se complementan de forma especialmente eficaz.

Cada simbionte intestinal tiene un efecto inhibidor diferente sobre los microorganismos patógenos (aquí: Salmonella enteritidis). Así mismo, los perfiles de actividad de las bacterias beneficiosas se complementan de forma especialmente eficaz.

Con el uso preventivo del simbiótico, la diarrea del viajero sólo se produjo en el 11,8 % de los veraneantes.

Con el uso preventivo del simbiótico, la diarrea del viajero sólo se produjo en el 11,8 % de los veraneantes.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Problemas y asesoramiento
Recuperación del organismo y del sistema inmunitario intestinal
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
Intestino irritable y microbioma
Problemas y asesoramiento
9 consejos para conseguir la figura deseada, ¡sin pasar hambre!
Problemas y asesoramiento
Diarrea durante los viajes
Institut AllergoSan, Problemas y asesoramiento
Prepare su intestino para recibir el otoño
Noticias de investigación
Cuando una levadura inofensiva se vuelve peligrosa
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento, Salud de la mujer
Bacterias intestinales: nuestras compañeras de vida