12. Jan 2022

Lic. Florentina Sgarz

Relaciones sexuales y flora vaginal

Cada mujer posee una flora vaginal única. Está formada principalmente por lactobacilos (o bacterias del ácido láctico) que convierten el azúcar de las células vaginales en ácido láctico, manteniendo así un ambiente ácido en la vagina. Pero lo que mucha gente no sabe es que existe una conexión entre la flora vaginal y la actividad sexual. Durante las relaciones sexuales se produce un intercambio de bacterias que puede alterar la microbiota vaginal, dependiendo de cómo reacciona esta a las „nuevas“ bacterias.

Además, pueden transmitirse microorganismos patógenos que pueden causar diversas infecciones en el cuerpo. Algunos fluidos corporales que se intercambian durante las relaciones sexuales, como el semen, pueden modificar el valor del pH de la vagina, por ser alcalinos. Por lo tanto, el pH vaginal aumenta y deja de ser ácido. Si se altera el entorno, también se altera el equilibrio de la microbiota vaginal. Este suele ser el desencadenante de las infecciones vaginales bacterianas en las mujeres. Sin embargo, normalmente la flora vaginal puede restablecer el entorno ácido protector lo suficientemente rápido después de las relaciones sexuales.

¿Qué es la cistitis de la luna de miel?

La conexión entre las infecciones urinarias y las relaciones sexuales es dolorosamente familiar para muchas mujeres. La llamada cistitis de la luna de miel es una infección que se desencadena con las relaciones sexuales. En el pasado, muchas mujeres tenían su primera vez en la noche de bodas y sufrían los típicos síntomas posteriores, como la micción frecuente y el ardor al orinar. Hoy en día, muchas mujeres siguen teniendo cistitis de la luna de miel. Las relaciones sexuales frecuentes, como las que se experimentan durante la luna de miel, aumentan el riesgo de infecciones del tracto urinario u otras enfermedades del tracto genitourinario en las mujeres. A menudo, bacterias intestinales del propio organismo (como Escherichia coli) son las causantes de dichas enfermedades.

Esto se debe a que durante las relaciones sexuales las bacterias pueden ser transportadas desde la región anal de la mujer hasta la uretra (infección por frotis), ingresando a la vejiga, irritando su pared y procando una inflamación. En general, una nueva pareja sexual siempre aumenta el riesgo de cistitis. La flora vaginal de la mujer aún no conoce el microbioma de la pareja y el sistema inmunitario reacciona a estos nuevos microorganismos solo después de algún tiempo.

¿Cuál es la causa de la cistitis recurrente?

Cuando por fin desaparece la infección urinaria, suele aparecer rápidamente la siguiente. Alrededor de una de cada cuatro mujeres sufre infecciones urinarias recurrentes. Los investigadores descubrieron la razón: los experimentos con ratones demostraron que hay dos tipos de bacterias responsables de estas inflamaciones recurrentes: Escherichia coli y Gardnerella vaginalis. Las primeras entran en el tracto urinario desde el intestino a través de la vagina y anidan en la pared de la vejiga. Allí están tan bien escondidas que ni siquiera pueden ser atacadas por los antibióticos o detectadas por el sistema inmunitario. Si a continuación se incorporan las bacterias Gardnerella vaginalis, las E. coli se activan nuevamente y reanudan sus actividades. También se ha demostrado científicamente que hay bacterias que desencadenan las infecciones, pero que ya no están presentes en el organismo cuando estalla la enfermedad.

¿Cómo puedo prevenir la cistitis?

Hay varias formas de prevenir la cistitis. Resulta útil que la mujer vaya al baño inmediatamente después de mantener relaciones sexuales, ya que así se eliminan las bacterias de forma eficaz. Otra medida preventiva es mantener el abdomen caliente. Un abdomen frío inhibe el sistema inmunitario y debilita las propias bacterias. La higiene íntima adecuada también es muy importante. Hay que evitar alterar pH vaginal. Basta con limpiar la zona íntima una vez al día con agua tibia. Tampoco es aconsejable alternar el coito anal con el vaginal, ya que esto permite que las bacterias pasen del ano a la vagina. La ingesta de probióticos puede reforzar la flora vaginal, ya que existen cepas seleccionadas de bacterias que tienen un efecto positivo en la vagina. Estas cepas son predominantemente lactobacilos, que promueven la producción de ácido láctico, garantizando así el mantenimiento del entorno ácido y la protección vaginal. También existen los llamados supositorios vaginales que contienen ácido láctico o bacterias lácticas, pero muchas mujeres consideran que tomarlos por vía vaginal es desagradable y los restringen durante las relaciones sexuales. Además, el supositorio provoca más flujo, por lo que se debe usar un protegeslips durante este tiempo. En cambio, tomar probióticos por vía oral es mucho más fácil, más cómodo y también más higiénico.

¿Cómo se trata la cistitis?

Por lo general, el tratamiento de una cistitis no complicada se lleva a cabo con antibióticos, los cuales hacen desaparecer los síntomas rápidamente y eliminan los agentes patógenos. El problema es que estos medicamentos no solo destruyen los patógenos que causan la cistitis, sino también bacterias buenas e importantes para el organismo. A menudo, además del antibiótico, se prescriben un analgésico y un antiespasmódico, que también pueden alterar la microbiota normal. Se recomienda apoyar la flora intestinal y vaginal con probióticos durante la toma de antibióticos, para recuperar cepas de bacterias beneficiosas e importantes para la salud.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
El eje intestino-cerebro: un canal de comunicación
Problemas y asesoramiento
Diagnóstico moderno de heces
Problemas y asesoramiento
El sistema inmunitario y su importancia para el intestino
Noticias de investigación
Los turistas se llevan a casa bacterias resistentes de países extranjeros
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
Intestino enfermo = Piel enferma
Problemas y asesoramiento
Recuperación del organismo y del sistema inmunitario intestinal
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
Intestino irritable y microbioma