12. Jan 2022

Mag. Anna-Lena Kollos

Un intestino sano es crucial para las embarazadas

Para este artículo, la autora Lela habló con madres recientes y futuras mamás, así como con mujeres que están luchando por concebir.

Un embarazo dura, en promedio, 280 días o 40 semanas. Una vez fecundado el óvulo, pasarán unos 268 días antes de que el bebé nazca. Un largo tiempo en el que cambian muchas cosas. No solo cambiará la vida de los futuros padres, sino que también el cuerpo de la futura madre se adaptará a la nueva situación. Incluso antes de que se establezca el embarazo, las mujeres dicen notar cambios en su cuerpo. “Algo era diferente, pero en ese momento no podía darme cuenta de qué era“, dice una futura madre sobre las primeras semanas de su embarazo. Una vez confirmado el embarazo, las mujeres entrevistadas fueron capaces de adaptarse todo lo que les esperaba, dado que el embarazo es un desafío para el cuerpo de la mujer en todos los sentidos. Haciendo caso a su intuición, las mujeres pudieron superar todos los obstáculos y dificultades. Al final, fue su instinto el que llevó a las mujeres a hacer lo que era correcto para ellas.

Algunas mujeres quedaron embarazadas de forma no planificada, mientras que otras, que estaban buscando concebir, se prepararon intensamente e intentaron crear las mejores condiciones posibles para tener un comienzo ideal en el embarazo. Sin embargo, todas tuvieron que aprender a lidiar con los cambios provocados por el embarazo, de la misma manera.

Ácido fólico y embarazo

Las mujeres que querían concebir tomaron ácido fólico antes de quedarse embarazadas. Una deficiencia de esta vitamina suele tener un efecto negativo en la división celular, la formación de células y el proceso de crecimiento. Estos procesos son de enorme importancia para la madre y el niño, especialmente durante el embarazo y la división celular asociada. Las futuras madres pueden desarrollar anemia y el embrión corre un mayor riesgo de sufrir un defecto del tubo neural. El tubo neural, que se desarrolla aproximadamente a partir del decimoséptimo día después de la fecundación, forma posteriormente el cerebro y la médula espinal. El tubo neural se cierra normalmente hacia el final de la cuarta semana de embarazo. A estas alturas, muchas mujeres ni siquiera saben que están embarazadas. La falta de ácido fólico puede perjudicar el cierre del tubo neural o incluso interrumpirlo por completo. Las consecuencias pueden ser malformaciones: la más común es la espina bífida (más conocida como espalda abierta) o una malformación del cerebro. En el peor de los casos, la supervivencia del embrión en el útero puede incluso peligrar.

Así, las mujeres que querían tener hijos no solo se prepararon mentalmente de forma diferente para el surgimiento de una nueva vida, sino que además tomaron suplementos de ácido fólico, y cuidaron su salud intestinal, porque sabían que un intestino fuerte puede desempeñar un papel decisivo en un embarazo “agradable”.

El intestino y su papel en el embarazo

Todas las madres entrevistadas tuvieron problemas digestivos durante el embarazo, lo que es normal en la mayoría de los embarazos. Esto se debe al aumento de la progesterona que se produce ya al principio del embarazo (el período que va desde la fecundación hasta el resultado positivo de la prueba o hasta un máximo de 12 semanas de embarazo) para proteger el óvulo fecundado y en división y mantener el embarazo. Sin embargo, la progesterona también afecta al intestino, ya que ralentiza el tránsito intestinal, produciendo estreñimiento.

„Al principio del embarazo solo me apetecían manzanas verdes“

Las mujeres con un fuerte deseo de tener hijos mencionaron que cuando notaban signos de estreñimiento durante su ciclo menstrual, ya empezaban a tener la esperanza de que el motivo fuera la implantación del óvulo en el útero.  Sin embargo, el estreñimiento no debe tomarse a la ligera, ya que una fuerte presión durante la defecación puede provocar la formación de hemorroides. Incluso durante el proceso de parto, los fuertes pujos son a veces una razón para que algunas mujeres tengan problemas de hemorroides después. A medida que el embarazo avanza y el bebé crece, los intestinos se vuelven aún más tensos, especialmente hacia el final del embarazo. El peso del feto presiona el intestino y ralentiza aún más su actividad. El mayor tiempo de residencia de los alimentos en el intestino suele provocar también un aumento de la formación de gases y flatulencias.

A veces tenía que salir de la habitación después de que un gas se colaba descontroladamente a través de mis pantalones“, confesó una de las madres. Algunas mujeres también contaron que eran muy reacias a socializar durante el embarazo. Sin embargo, todas lo recuerdan con una sonrisa y lo consideraron una buena señal, porque sabían que era normal.

„Unas 8-6 semanas antes del parto, se me quitaron las ganas de comer dulces. El chocolate, los pasteles y las golosinas eran como un trapo para mí“

El tránsito lento a menudo ocurre al cambiar la dieta. Las mujeres afirman que el cambio se produjo tanto de forma consciente como inconsciente. Por un lado, prestaban especial atención a llevar una dieta equilibrada y saludable, tomando muchas vitaminas y consumiendo suficiente fruta y verdura, y también ponían en el menú muchos alimentos ricos en fibra. Pero los inusuales antojos culinarios también hicieron variar el menú.

„Recuerdo haber comido helado de fresa con tabasco. En retrospectiva, ciertamente no es una combinación digna de premio, pero me encantó. Por desgracia, mi barriga siempre se quejaba después también. Supongo que a mi intestino no le gustó esa combinación“, cuenta una madre sobre los hábitos alimenticios inusuales durante su embarazo.

Como ya se ha mencionado, el embarazo representa un reto para el intestino, no solo debido a los cambios hormonales asociados, sino también debido a los cambios en la dieta. Las mujeres entrevistadas también señalaron con frecuencia que los alimentos que contenían hierro, en particular, ejercían una atracción mágica sobre ellas. Los pistachos se convirtieron en un tentempié muy popular y también se registró un antojo sin precedentes de carne vacuna.

Hierro y embarazo

Dado que el bebé en el vientre materno debe recibir suficiente hierro y que la futura madre produce sangre adicional para el flujo sanguíneo al útero, las necesidades de hierro de las mujeres embarazadas aumentan muy por encima del nivel normal. Por ello, muchas de las mujeres entrevistadas tomaron suplementos de hierro durante su embarazo. Especialmente las mujeres cuyas reservas de hierro ya son bajas al principio, necesitan los suplementos, porque la necesidad de hierro se multiplica por nueve hacia el final del embarazo.

La ingesta de suplementos de hierro puede hacer que el intestino ralentice su actividad. Por lo tanto, hay que preferir los alimentos que contienen hierro, especialmente durante el embarazo, ya que suelen garantizar también una flora intestinal sana. Para tener un suministro ideal de hierro y mantener el intestino activo, hay que tener en cuenta algunas cosas:

  • Los alimentos con un alto contenido en vitamina C favorecen la absorción del hierro, como el perejil, los pimientos, el brócoli
  • y las frutas ácidas (por ejemplo, fresas, naranjas)
  • Combinar alimentos con un alto valor de ácido oxálico (por ejemplo, espinacas, acelgas) con productos lácteos. Esto liga parcialmente el ácido oxálico y el hierro puede ser mejor absorbido por el cuerpo.
  • No combinar el café, el té verde y el té negro directamente con el hierro, ya que pueden reducir su absorción (por su contenido en ácido clorogénico).

Flora vaginal y embarazo

Desgraciadamente, el embarazo no solo tiene lados bonitos (como la barriga cada vez más grande) sino también algunos aspectos no deseados. Una de las futuras madres contó que tuvo que luchar mucho contra infecciones fúngicas recurrentes: “Apenas pensaba que la infección había terminado, y ya estaba la siguiente”. La flora vaginal está formada por diferentes lactobacilos y se encuentra en un delicado equilibrio. Si este equilibrio se altera, por ejemplo, por los cambios hormonales durante el embarazo, la función protectora puede verse perturbada y es fácil que se multipliquen las bacterias y los hongos patógenos, lo que puede dar lugar a desagradables infecciones.

La futura madre finalmente tomó OMNi-BiOTiC® FLORA plus+ . Este producto contiene 4 cepas bacterianas científicamente investigadas que forman parte de la flora vaginal sana y son capaces de compensar la falta de lactobacilos en la flora vaginal, asentarse en la zona vaginal e inhibir el crecimiento de diversos patógenos como E. coli, Gardnerella vaginalis y Candida albicans.

Cada embarazo es diferente y presenta a las futuras madres diferentes retos, pero a la vez que se desarrolla el bebé en el vientre, también lo hace el “instinto” que les permite a las madres encontrar su camino durante el embarazo.

 

Sobre la autora

La magíster Anna-Lena Kollos (alias Lela) comenzó su formación como entrenadora de atletismo después de sus estudios (Biotecnología, Tecnología de los Alimentos y Asuntos Públicos), completando todos los cursos con distinción en otoño de 2019. Gracias a su trabajo como entrenadora personal y consultora de comunicación con un enfoque en temas relacionados con la salud, tiene muy en cuenta su bienestar interior. Por ello, se centra en un enfoque holístico y a largo plazo, necesario para alcanzar sus objetivos individuales, tanto en la formación como en la comunicación. Gracias a su variada formación y experiencia, la entrenadora personal cuenta con un amplio know-how.

Fotografía: Marie&Michael Photography

 


 

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
Síndrome del intestino permeable
Problemas y asesoramiento
Cómo vivir con el síndrome del intestino irritable (SII)
Noticias de investigación, Salud de la mujer
La microbiota vaginal
Madre e hijo
El sistema inmunitario del niño
Madre e hijo, Noticias de investigación
La microbiota intestinal de los bebés
Nutrición y recetas
Sopa de calabacines y perejil
Noticias de investigación
¿Cápsula endoscópica en lugar de colonoscopía?