09. May 2022

Heidrun Valencak

Vacaciones soñadas en lugar de frustradas

Por fin llegan las merecidas vacaciones y muchos buscan relajarse en el extranjero. Sin embargo: en el destino elegido, a menudo no solo les espera  la fina arena entre los dedos de los pies, una nueva cultura por conocer y aventuras emocionantes por vivir, sino también microorganismos extraños, a veces realmente peligrosos, que limitan enormemente el merecido descanso y pueden convertirse en un souvenir indeseado.

Tan pronto como haya comenzado su tan esperado viaje y se haya dado el gusto de tomar su primera bebida de bienvenida en la playa con un fantástico telón de fondo, su intestino comenzará a retumbar y a rugir: ¡las primeras señales de que sus vacaciones pueden, literalmente, irse por el retrete! Porque la diarrea del viajero es probablemente la enfermedad más común que sufren las personas en el extranjero. En promedio, cada segundo turista se ve afectado por la “venganza de Moctezuma“, aunque la frecuencia varía mucho según el destino: cuanto menor sea el nivel de higiene y mayor sea la temperatura (los microorganismos se sienten particularmente cómodos a la temperatura corporal, es decir, 37 ºC) del lugar elegido, mayor será la probabilidad de sufrir dicho problema. El intestino de los lugareños está acostumbrado a la variedad de microorganismos locales; en cambio, los turistas son más propensos a la diarrea y a otras dolencias relacionadas, sobre todo en las dos primeras semanas de confrontación con las bacterias y los virus “típicos del país”.

Diarrea del viajero como “souvenir” de las vacaciones

La Escherichia coli enterotoxigénica, o ETEC, es la principal responsable de la diarrea. Estas bacterias producen toxinas que provocan diarrea acuosa, náuseas y vómitos, pero las molestias causadas por estos microorganismos solo duran unos días: esto se debe a que la mayoría de las infecciones por ETEC son autolimitadas, lo que significa que las bacterias molestas se excretan junto con las heces líquidas. Las infecciones no suelen ser peligrosas, pero reducen enormemente el ocio si no se pueden pasar las vacaciones en la playa y se destierra a la habitación del hotel en su lugar.
EstoLa mayoría de las cepas de ETEC son autolimitantes, lo que significa que las alborotadoras son expulsadas del intestino con las heces líquidas. Las infecciones generalmente no son peligrosas, pero reducen enormemente la recuperación si en vez de pasar las vacaciones en la playa hay que permanecer en la habitación del hotel.

Sin embargo, la situación se vuelve mucho más problemática cuando se trata de microorganismos patógenos que se sienten realmente cómodos en el intestino y se acomodan en la pared intestinal: Salmonella, Shigella, Campylobacter o Giardia lamblia puede causar graves inflamaciones en el estómago y el intestino, especialmente si estos se encuentran alterados, por ejemplo, debido al aumento del estrés antes de las vacaciones, y ya se notan daños en la barrera intestinal: debido a este llamado “intestino permeable“, los gérmenes pueden instalarse en la pared intestinal y, por lo tanto, no pueden ser simplemente excretados con la diarrea.

Cualquiera que se enferme de una forma complicada de diarrea del viajero durante las vacaciones a menudo se enfrenta a consecuencias a largo plazo y se lleva a casa un recuerdo no deseado: un microorganismo patógeno. Hasta un 10 % de los afectados desarrollan diarrea crónica del viajero, que persiste durante semanas después del viaje, o incluso el síndrome del intestino irritable postinfeccioso, en el que sufren de dolor abdominal constante, flatulencia y diarrea frecuente. ¡A uno le gustaría prescindir de este tipo de souvenirs!

Consejos para su próximo viaje

Para protegerse mejor contra la diarrea del viajero, debe tener en cuenta algunas sencillas normas de higiene cada vez que vaya de vacaciones al extranjero; al fin y al cabo, usted quiere recordar los buenos momentos del viaje y no solo las instalaciones sanitarias.

„Cook it, peel it, boil it or leave it!“

Debe ser su principio rector cada vez que vaya al buffet del hotel o al puesto de comida regional. Significa: “¡Cocínelo, pélelo, hiérvalo o déjelo!” Cuando se trate de carne, pescado y mariscos, asegúrese de que los alimentos se hayan cocinado realmente bien y que no hayan simplemente rozado la llama de la parrilla y estén todavía crudos por dentro.

Incluso los platos clásicos del desayuno, como un huevo pasado por agua o una tortilla, pueden ser un verdadero caldo de cultivo para los microorganismos. Tampoco se deben consumir ensaladas y frutas lavadas con agua del grifo. Es conveniente optar por frutas que uno mismo pueda pelar (por ejemplo, plátanos o mangos). También hay que tener cuidado con los melones, ya que a menudo se aumenta su peso con agua (contaminada por microorganismos) para poder vender la fruta más cara.

Palabra clave: agua potable

Los cubitos de hielo en un cóctel también pueden arruinar sus vacaciones. Además, preste atención al silbido o al chasquido al abrir una botella de agua para asegurarse de que ha recibido un recipiente sellado original. Los patógenos de la diarrea también están al acecho en las instalaciones sanitarias: se encuentran en las manijas de las puertas, las manos, los inodoros, etc. El lavado regular de las manos y la desinfección cuidadosa de las mismas (especialmente antes de comer y después de ir al baño) reducirán el riesgo de infección.

Probióticos de viaje

Además de estas medidas de higiene, los expertos en viajes también recomiendan preparar el intestino con un probiótico especial para viajes, como OMNi-BiOTiC® VIAJE: que contiene cepas bacterianas beneficiosas seleccionadas que hacen frente a la Salmonella, Shigella y similares y complementan su flora intestinal natural de la mejor manera posible. Los estudios también muestran que el uso de probióticos puede acortar la duración de la diarrea del viajero en uno o dos días. En su farmacia le dirán qué otras cosas no deben faltar en su botiquín.

Estrés de las vacaciones para el estómago y el intestino

Como si los gérmenes patógenos no fueran suficiente carga para nuestro aparato digestivo: el estreñimiento, la flatulencia, la acidez estomacal y otras molestias gástricas pueden estropear el disfrute de las vacaciones. El estrés a la llegada y la falta de ejercicio en vuelos o viajes largos “paralizan” los intestinos. Cambios en la rutina diaria y en la alimentación también ralentizan la digestión. La pérdida de líquidos por el aumento de sudoración o por el aire seco y acondicionado hace que las heces se vuelvan más espesas y difíciles de evacuar. Con frecuencia, también se suprime el movimiento intestinal, por ejemplo porque no hay un baño cerca o porque las instalaciones sanitarias están tan descuidadas que uno prefiere no hacer sus “necesidades”. Todos estos factores suelen provocar estreñimiento en los viajes, que puede ir acompañado de hinchazón y flatulencia.

El estómago también tiene que hacer frente a muchas cosas cuando se viaja, especialmente porque la gente se “da un capricho” cuando está de vacaciones: la comida grasosa, el alcohol, la nicotina, el café, los refrescos y las bebidas carbonatadas suponen una carga para el estómago, al igual que las especias exóticas picantes. Las ofertas de “todo incluido” y los suntuosos buffets a menudo tientan a las personas a comer más de lo habitual. Esto puede sobrecargar el estómago y manifestarse en forma de acidez estomacal y dolor, que puede producirse, por ejemplo, como resultado de la inflamación del revestimiento del estómago.

Es posible hacer frente a esto de forma natural: ¡Apoye su digestión con el poder de la papaya! En los países tropicales, esta planta siempre ha gozado de una gran reputación como fruta beneficiosa para la salud. Los indios sudamericanos llamaban a la planta de la papaya el “árbol de la salud” por su riqueza en sustancias digestivas. La papaya contiene la enzima papaína, que es capaz de escindir las proteínas, y que mantiene al intestino en funcionamiento incluso durante los viajes. Para las dolencias estomacales, la combinación de papaya con avena ha demostrado ser eficaz. De este modo, el estómago y el intestino también podrán disfrutar de un viaje tranquilo.

¿Verano, sol, infección vaginal?

Las mujeres a menudo tienen que lidiar con distintos problemas durante y después de sus vacaciones: el agua clorada de las piscinas o la falta de higiene de los baños públicos y una mayor carga de gérmenes pueden dañar hasta la flora vaginal más resistente y a menudo provocan vaginosis bacteriana, candidiasis (infección por hongos) o una infección por el virus del herpes, problemas que suelen ser recurrentes y lastran de forma permanente la salud y el bienestar de la mujer.

Si la flora vaginal ya está debilitada (por ejemplo, debido a cambios hormonales o a infecciones anteriores), el estrés del viaje, un debilitamiento del sistema inmunitario debido al aire acondicionado o demasiados dulces son suficientes para provocar el caos en la zona íntima y estropear por completo las vacaciones de las mujeres afectadas. Los tratamientos convencionales, como los supositorios o los antibióticos, suelen ser eficaces solo durante un tiempo:

Aunque se eliminen las causas de los síntomas, es decir, los hongos y los gérmenes, la flora vaginal carece de apoyo para regenerar y reconstruir el escudo protector de las bacterias lácticas beneficiosas. Como resultado, la Candida albicans y otros microorganismos pueden tomarla delantera: se instalan en la zona vaginal y producen picor, ardor y secreciones. Apoye su flora vaginal, especialmente durante las vacaciones, con probióticos probados en estudios, por ejemplo, OMNi-BiOTiC® FLORA plus+: Se ha demostrado que las bacterias del ácido láctico que contiene este producto, colonizan la vagina, se multiplican en ella y son capaces de desplazar las bacterias y hongos nocivos de la zona íntima.

Con estos consejos, todo el equipo del blog le desea unas relajadas vacaciones de verano… ¡con salud y bienestar interior!


Diarrea del viajero

La diarrea del viajero suele comenzar entre el tercer y el noveno día de viaje y suele durar cuatro días (+/- dos días). Tanto la frecuencia de las deposiciones (de tres a seis veces al día) como el contenido de agua aumentan considerablemente. La diarrea suele ir acompañada de dolor tipo cólico durante la defecación, náuseas y vómitos y fiebre.

Riesgo de diarrea del viajero en diferentes países

  • Alto riesgo: hasta el 50 % de los viajeros contrae diarrea en viajes a América Latina, Asia y África; en los cruceros por el Nilo, incluso hasta el 80 % de las personas pueden verse afectadas.
  • Riesgo medio: en el sur de Europa, Israel y el Caribe, entre el 10 y el 20 % de los visitantes tienen diarrea del viajero.
  • Bajo riesgo: menos del 8 % de los viajeros que visitan el norte de Europa, América del Norte, Australia, Nueva Zelanda y Japón sufren de diarrea.

¿Qué hacer si tiene diarrea?

  • Beba mucho para mantener el equilibrio hídrico del cuerpo (té, agua hervida, etc., pero no refrescos: el azúcar extrae aún más agua del cuerpo).
  • Coma alimentos ligeros que sean fáciles de digerir (por ejemplo, pan ligero, zanahorias al vapor, arroz, avena, etc.).
  • Tome probióticos para ayudar a la flora intestinal a combatir los patógenos de la diarrea.

¿Cuándo se debe consultar a un médico?

Si los síntomas no mejoran en dos o tres días, las heces contienen sangre o mucosidad, fiebre alta, agotamiento severo y problemas circulatorios, se debe consultar a un médico. Esto también se aplica a la diarrea que ocurre en niños menores de dos años, mujeres embarazadas, ancianos o personas debilitadas. Asimismo, se debe consultar a un médico ante la sospecha de una infección por Salmonella u otros microorganismos infecciosos o de enfermedades como tifus y cólera.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Nutrición y recetas
Dahl o curry de lentejas rojas
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
¿La falta de vitamina D entre las causas de la migraña?
Madre e hijo, Noticias de investigación
Rol del microbioma en la búsqueda y en el nacimiento de un bebé sano
Noticias de investigación, Salud de la mujer
La disbiosis intestinal favorece la cistitis crónica
Noticias de investigación
Cuando el intestino nos deprime
Noticias de investigación, Salud de la mujer
Infecciones urinarias
Problemas y asesoramiento
Probióticos para la diarrea del viajero