La salud inmunológica comienza en la boca

La microbiota oral

La cavidad bucal juega un papel importante en la trituración y salivación de los alimentos. Pero, ¿sabía que la boca, junto con la nariz y la garganta, juegan un papel clave en el sistema inmunitario de los niños? Las bacterias beneficiosas que viven allí juegan un papel central y forman nuestra "microbiota oral", también conocida como flora oral.

Tabla de contenido

  • ¿Qué es la microbiota oral?
  • La microbiota oral como una importante defensa inmunitaria
  • Streptococcus
  • Infecciones estreptocócicas en niños
  • La vitamina D es importante para el sistema inmunitario del niño

¿Qué es la microbiota oral?

Nuestras bocas son maravillosas. Esta apertura corporal tiene que afrontar numerosas tareas y retos desde el nacimiento. Regularmente se consumen alimentos de diversas formas y consistencias, que deben ser picados y predigeridos. Asociado a fluctuaciones drásticas de temperatura y acidez en la cavidad bucal, que deben ser compensadas. Además de la ingesta de alimentos, nuestra cavidad bucal tiene una enorme influencia sobre si nuestro cuerpo se mantiene saludable y productivo de otra manera: juega un papel central en el sistema inmunitario.

No es de extrañar, ya que la boca y la nariz son los primeros puntos de entrada de los gérmenes y, por lo tanto, también de patógenos potenciales que ingresan al cuerpo a través de nuestra comida o el aire que respiramos. Nuestra cavidad bucal, a su vez, está conectada al oído medio a través de la llamada trompa de Eustaquio. Es una "ruta de senderismo" cómoda para que los patógenos penetren en el interior de los oídos. Sin embargo, también pueden tomar otra ruta que va desde la boca a la tráquea, y de allí al tracto respiratorio, donde pueden diseminarse.

La microbiota oral como una importante defensa inmunitaria

La madre naturaleza es tan inteligente que no deja nuestra cavidad bucal indefensa frente al ataque de gérmenes y patógenos extraños, y ha integrado un primer sistema de defensa importante en nuestra boca: la microbiota o flora oral. Se trata de microorganismos que se encuentran de forma natural en la cavidad bucal, principalmente bacterias útiles que viven en la mucosa oral. Estos microorganismos asumen funciones clave en la boca y la garganta. Realizan importantes funciones protectoras para nuestros dientes y encías, pueden filtrar los contaminantes del aire y protegerse de peligrosos patógenos. Dicha microbiota incluye una gran variedad de bacterias que desplazan los gérmenes extraños y, por lo tanto, aseguran que no se asienten en la cavidad bucal. Además, algunos tipos de bacterias de nuestra flora bucal pueden producir anticuerpos especiales que atacan y eliminan específicamente patógenos peligrosos.

Infecciones otorrinolaringológicas causadas por un desequilibrio en la microbiota oral

Una microbiota oral sana se compone de alrededor de 800 a 1000 tipos diferentes de bacterias. Su composición varía en función de la edad y el estado de salud. Nuestra forma de vida en particular tiene un impacto en el microbioma oral: dieta poco saludable, medicación o fuertes fluctuaciones en el pH dentro de la cavidad bucal, por ejemplo a través de alimentos con alto contenido de azúcar, pueden afectar nuestra flora bucal y reducir tanto la variedad como la cantidad de bacterias beneficiosas. Como resultado, se produce un desequilibrio bacteriano o disbiosis, lo que implica que nuestra microbiota oral ya no puede cumplir plenamente sus funciones de defensa inmunológica.

Por lo tanto, los gérmenes nocivos pueden proliferar en la boca y desde allí dirigirse a otros lugares, produciendo reacciones inflamatorias. En consecuencia, las alteraciones de la microbiota oral no solo afectan a los dientes y las encías. Dado que nuestra flora oral tiene una gran influencia no solo en la boca, sino también en la nariz, la garganta y el oído, si dicha flora se debilita puede aumentar la susceptibilidad a infecciones en esas partes del cuerpo. Por lo tanto, es sensato apoyar la microbiota oral a través de una dieta saludable, el mantenimiento de un pH neutro en la cavidad oral y la suplementación específica de las bacterias beneficiosas que se encuentran en la boca y la garganta.

Fig. Si se reducen las bacterias beneficiosas de la microbiota oral, los gérmenes dañinos pueden proliferar sin obstáculos en la cavidad bucal y también dirigirse a la garganta, la nariz y el oído (izq.). Si la microbiota oral está en equilibrio, la gran diversidad de especies bacterianas que la componen repelen los gérmenes no deseados (der.).

Figura: Si se reducen las bacterias beneficiosas de la microbiota oral, los gérmenes dañinos pueden proliferar sin obstáculos en la cavidad bucal y también dirigirse a la garganta, la nariz y el oído (izq.). Si la microbiota oral está en equilibrio, la gran diversidad de especies bacterianas que la componen repelen los gérmenes no deseados (der.).

Streptococcus

El género Streptococcus es un grupo de bacterias que generalmente se asocian con enfermedades. Similar a lo que ocurre en la microbiota intestinal, también en la microbiota bucal hay especies bacterianas "buenas" y "malas" de la misma familia. La cepa bacteriana Streptococcus salivarius K12 tiene su hábitat natural en la orofaringe. En una cavidad bucal sana es un microorganismo dominante y es uno de los primeros en colonizar. En los bebés, Streptococcus salivarius K12 se detecta solo unas pocas horas o días después del nacimiento. Aunque una densa colonización de la cavidad bucal con Streptococcus salivarius K12 es ventajosa, alrededor del 60 % de la población pierde este organismo beneficioso a lo largo de la vida.

Streptococcus salivarius K12

Mientras que las cepas de estreptococos patógenos (como Streptococcus pneumoniae o Streptococcus pyogenes) causan dolor de garganta, dolores de oído, infecciones del tracto respiratorio superior, infecciones de los senos nasales o mal aliento, Streptococcus salivarius K12 es útil e importante para la construcción de una microbiota bucal saludable. Esto es posible porque esta cepa especial produce sustancias antibacterianas, las denominadas BLIS (BLIS: sustancias inhibidoras de tipo bacteriocina). Si Streptococcus salivarius K12 se asienta sobre la biopelícula en la superficie de la lengua y la cavidad oral, toda la faringe se beneficiará, ya que menos gérmenes no deseados desafiarán nuestras defensas. La cepa bacteriana Streptococcus salivarius K12 fue descubierta por el profesor John Tagg en la Universidad de Otago en Dunedin, Nueva Zelanda, y ahora se ha investigado científicamente con excelentes resultados. Incluso afectado por una infección estreptocócica, el microbiólogo investigó bacterias "buenas" que son capaces de mantener a raya a los gérmenes "malos". Finalmente logró aislar de la flora bucal de un niño sano la cepa Streptococcus salivarius K12, que se usa ampliamente en la actualidad, y ponerla a disposición de todos.

 

Infecciones estreptocócicas en niños

Los estreptococos son responsables de la mayoría de las infecciones otorrinolaringológicas de los niños. Algunos estreptococos son inofensivos, pero otros, como los estreptococos del grupo A, son patógenos. A menudo desencadenan infecciones como escarlatina, otitis, sinusitis o amigdalitis. Pero no todas las personas que entran en contacto con dichos estreptococos se enferman automáticamente. Si el sistema inmunitario es lo suficientemente fuerte, entonces puede prevenir la enfermedad, pero el niño aún puede transmitir el patógeno. Los virus suelen contribuir a la proliferación de los estreptococos, porque una infección viral con tos, secreción nasal o dolor de garganta ataca las membranas mucosas de la garganta y, por lo tanto, ofrece las condiciones perfectas para las bacterias. Si el dolor de garganta es severo, la garganta está roja y aparece fiebre, esto es una señal de que la infección se ha convertido en una enfermedad.

Los niños y su sistema inmunitario

El desarrollo del sistema inmunitario del niño comienza en el útero: el desarrollo de flora intestinal del bebé influye en el riesgo posterior de enfermedad. No son solo los genes que los padres transmiten a sus hijos los que determinan cómo se desarrollan. El sistema inmunitario del embrión ya está formado en el útero, porque también entra en contacto con anticuerpos contra diversos patógenos a través de la sangre de la madre. Sin embargo, el sistema inmunitario de los niños pequeños aún no está completamente desarrollado. La protección inmunológica normalmente se va adquiriendo durante los primeros años de vida y se fortalece con cada infección. Especialmente en el jardín de infancia o la escuela, los niños están muy expuestos a gérmenes indeseables. Por lo tanto, es importante fortalecer específicamente el sistema inmunitario de los niños y garantizar que su microbiota bucal sea saludable.

La vitamina D es importante para el sistema inmunitario del niño

Tanto los niños como los adultos necesitan vitamina D para un sistema inmunitario fuerte. Además, la "vitamina del sol" es importante para las mucosas, ya que contribuye a a la división celular. La vitamina D es producida por nuestro propio cuerpo. Sin embargo, para esto necesita suficiente luz solar. Esta síntesis no solo depende de la propia radiación solar, sino también del índice UV (= irradiancia) y la posición del sol (= ángulo de irradiación). En nuestras latitudes, la producción de vitamina D a través de la piel, por tanto, solo es posible de forma muy limitada en los meses de invierno. Incluso en verano, estar al aire libre a última hora de la tarde no es suficiente para obtener suficiente vitamina D.

Importante para el sistema inmunitario y la mucosa oral

La vitamina D participa en numerosas funciones vitales del cuerpo y es particularmente importante para el sistema inmunitario de adultos y niños. Las investigaciones muestran que las personas con niveles bajos de vitamina D tienen resfriados más comunes que las personas con una ingesta adecuada de vitamina D. Además, las células de nuestra mucosa oral, que se renuevan periódicamente, también necesitan suficiente vitamina D para el proceso de división celular. Dicha regeneración es importante para mantener la función de la mucosa oral como barrera contra gérmenes indeseables. Por lo tanto, es aconsejable controlar y complementar regularmente el nivel de vitamina D cuando haya poco contacto con la luz solar.

Consejos para fortalecer el sistema inmunitario

Si bien nuestro botiquín ofrece una multitud de remedios eficaces contra la tos, la secreción nasal y el dolor de garganta, es mejor tratar de evitar las infecciones. Para ello es importante fortalecer el sistema inmunitario con ejercicio físico, alimentos saludables y probióticos.

 

La más alta calidad para su salud

OMNi-BiOTiC® & OMNi-LOGiC®

 

Todo sobre el tema

Sistema inmunitario

Noticias de investigación
COVID-19: los pacientes suelen tener una flora intestinal dañada
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
Causas del síndrome del intestino permeable (SIP)
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento, Salud de la mujer
Anticonceptivos y flora vaginal
Problemas y asesoramiento
Sistema inmunitario fuerte
Problemas y asesoramiento
Vacaciones con niños
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
Intestino enfermo = Piel enferma
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
El eje intestino-cerebro: un canal de comunicación