12. Jan 2022

Heidrun Valencak

Cáncer, quimioterapia y microbioma

El cáncer es un problema de salud de primera magnitud en nuestra sociedad: aunque el número de nuevos casos y el riesgo de mortalidad están disminuyendo, el cáncer sigue siendo una de las causas más frecuentes de muerte y se espera que afecte al 4,9 % de los austriacos en 2030 debido al creciente envejecimiento de nuestra sociedad. Mag. Anita Frauwallner conversa con el profesor Christoph Castellani acerca de los efectos que tienen estas enfermedades sobre el microbioma y la influencia que pueden tener los probióticos y prebióticos como terapia de acompañamiento.

Prof. Christoph Castellani*

Mag. Anita Frauwallner: El cáncer afecta cada vez a más personas, por lo que casi todo el mundo entra en contacto con él. En su investigación usted estudia los trastornos metabólicos que se producen en los pacientes con cáncer -tanto en niños como en adultos- y también investiga la conexión con las bacterias intestinales. ¿Qué características del microbioma son especialmente relevantes para los pacientes con cáncer?

Prof. Christoph Castellani: Nuestro microbioma puede influir en la salud de muchas maneras. Por ejemplo, las bacterias intestinales metabolizan los hidratos de carbono no digeribles en ácidos grasos de cadena corta (AGCC). Estos AGCC reducen la inflamación del organismo, mejoran la barrera intestinal y son una importante fuente de energía para las células epiteliales, la capa más interna de nuestro intestino.

Sin embargo, cuando las bacterias se destruyen, pueden liberar toxinas que causan una grave inflamación que puede dañar la pared intestinal. Dicha pared es una de las barreras más importantes de nuestro cuerpo ya que impide que se absorban sustancias nocivas del contenido intestinal. Al mismo tiempo, la pared intestinal es capaz de dejar pasar el agua y los nutrientes y ponerlos a disposición del organismo. Para que esta barrera selectiva funcione, es importante que las células epiteliales estén muy unidas. En un intestino sano, estas uniones estrechas pueden abrirse y cerrarse de forma selectiva, precisamente para dejar pasar los nutrientes y “bloquear” el paso de los agentes patógenos.

Ahora bien, si se produce una disbiosis intestinal, es decir, si se altera la composición de la flora intestinal, esto tiene efectos negativos para nuestro organismo, ya que disminuye la producción de AGCC, y así las células de la pared intestinal quedan desprovistas de energía y la barrera intestinal se daña. De este modo, las toxinas bacterianas y de los alimentos pueden atravesar la pared intestinal y llegar al organismo, activando las células inmunitarias y provocando reacciones inflamatorias. Esto crea un círculo vicioso: la inflamación hace que la pared intestinal tenga fugas, la pared intestinal con fugas aumenta la inflamación, y el aumento de la inflamación hace que la pared intestinal se vuelva aún más permeable.

Mag. Anita Frauwallner: Ya sabemos por los pacientes con diversas enfermedades inflamatorias, como demencia, esclerosis múltiple o enfermedades hepáticas, que el microbioma está alterado. ¿Puede observarse esto también en pacientes con cáncer? ¿O es que una flora intestinal alterada está incluso implicada de forma causal en el desarrollo del cáncer?

Prof. Christoph Castellani: Es muy posible que la disbiosis sea en parte responsable del desarrollo de un tumor: la composición del microbioma cambia, los gérmenes patógenos producen toxinas y éstas desencadenan el cáncer de colon. Este cambio que perjudica a las bacterias intestinales está provocado por la toma de medicamentos y, sobre todo, por una dieta incorrecta: nuestra dieta occidental, con mucha carne, comida rápida, refrescos y azúcar, es especialmente perjudicial para el microbioma; además, también consumimos sustancias cancerígenas (nota: por ejemplo, alcohol; metales pesados; cadmio del humo de los cigarrillos) con nuestros alimentos. Los estudios que han investigado la influencia de la alimentación en el desarrollo del cáncer de colon demuestran lo perjudicial que es nuestra dieta. El consumo de carne roja, embutidos, jamón y alcohol se considera especialmente arriesgado, y la obesidad, que afecta al 55 % de los europeos, es también un factor clave. Las grasas animales, el queso y el azúcar también parecen favorecer el desarrollo del cáncer de colon.

Lo que también se sabe es que los pacientes con cáncer de colon muestran una marcada disminución de los lactobacilos, o bacterias del ácido láctico, y de las fecalibacterias, que por cierto son importantes productores de AGCC. Por tanto, es evidente que existe una estrecha relación entre el microbioma y los tumores.

Mag. Anita Frauwallner: Una de sus áreas de investigación es la caquexia en las enfermedades tumorales. ¿Qué significa esto? ¿Existe también una conexión con el microbioma que pueda apoyarse en los resultados de los estudios?

Prof. Christoph Castellani: La caquexia es una enfermedad carencial que provoca la pérdida de tejido graso y muscular. Se produce con especial frecuencia en pacientes con cáncer: Aproximadamente el 50 % de los adultos con un tumor maligno tienen que luchar -a veces sólo temporalmente- con este tipo de emaciación. En el 20 – 50 % de los pacientes con tumores, la caquexia es incluso la causa de la muerte. El problema es que los pacientes no sólo pierden grasa y músculo debido a diversos trastornos metabólicos, sino que también sufren inapetencia al mismo tiempo: ya no sienten hambre. Aunque la pérdida de la sensación de hambre puede atribuirse en parte a los efectos secundarios de la quimioterapia, una razón importante es también la propia caquexia, que conduce a esta reducción de la sensación de hambre a través de reacciones inflamatorias y modulaciones en el cerebro. La situación es similar en los niños, donde el 46 % de los pacientes jóvenes con tumores malignos presentan desnutrición asociada al tumor.

La caquexia no sólo debilita a los pacientes, sino que también aumenta su susceptibilidad a las infecciones y retrasa la cicatrización de las heridas, lo que conlleva más riesgos, especialmente después de las intervenciones quirúrgicas. La eficacia de la quimioterapia se deteriora, y esto también tiene consecuencias negativas para el pronóstico de los pacientes.

En la terapia de los tumores, debemos tratar de mantener intacto el microbioma de los pacientes para administrar una quimioterapia más eficaz.

Nosotros mismos hemos realizado dos estudios experimentales: En ambos modelos, los ratones cancerosos se volvieron caquécticos, es decir, perdieron grasa y masa muscular, y se observó claramente en las heces que varias especies de Lactobacillus estaban significativamente reducidas. Obviamente, la caquexia provoca un cambio en el microbioma y, en particular, una disminución de las bacterias del ácido láctico.

Mag. Anita Frauwallner: Acaba de mencionar que los agentes quimioterapéuticos, por muy necesarios que sean, tienen un impacto negativo adicional en el microbioma. ¿Existen efectos secundarios que puedan incluso limitar drásticamente el curso del tratamiento?

Prof. Christoph Castellani: La quimioterapia sirve para destruir el tumor. Sin embargo, un efecto secundario de este tratamiento es un aumento (adicional) de la permeabilidad intestinal: los agentes quimioterapéuticos están diseñados para atacar a todas aquellas células que se dividen rápidamente. Entre ellas se encuentran las células tumorales, pero también los folículos pilosos (lo que explica la caída del cabello en los pacientes con cáncer) y las células de la mucosa intestinal. La permeabilidad del intestino aumenta al cambiar las uniones estrechas y destruir las células epiteliales del intestino. Así, como se mencionó al principio, el aumento de las toxinas bacterianas puede entrar en el cuerpo y exacerbar la inflamación existente.

Sin embargo, el efecto secundario más grave de la quimioterapia es la mucositis, una inflamación de la mucosa de todo el tracto gastrointestinal, que se manifiesta con dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea (con sangre) o estreñimiento. Son molestias bastante comunes, que se dan en el 40 % de los adultos e incluso en el 60 % de los niños. El gran problema en este caso es, de nuevo, la permeabilidad intestinal aumentada, que permite que las toxinas bacterianas entren en el organismo y provoquen infecciones mortales. Pero lo que es peor, cuando hay mucositis, hay que reducir la dosis de los fármacos, lo que reduce la eficacia de la quimioterapia. Así que el intestino nos obliga a usar una terapia menos efectiva.

El vínculo con el microbioma es que la administración de fármacos quimioterapéuticos por sí sola provoca disbiosis en el intestino. Además, los grupos experimentales demuestran que los animales con un tumor suelen tener menos bacterias en el intestino que los sanos. Una combinación de tumor y fármacos quimioterapéuticos es especialmente perjudicial para el intestino, ya que se produce una disminución significativa de los importantes lactobacilos. Sin embargo, lo que también se sabe gracias a un estudio muy reciente es que un microbioma intacto y sano es esencial para la función de la quimioterapia. Por lo tanto, en la terapia de los tumores debemos esforzarnos por mantener intacto el microbioma del paciente para poder llevar a cabo una quimioterapia más eficaz.

Mag. Anita Frauwallner: Sabemos por nuestras investigaciones en el Instituto AllergoSan que los pre y probióticos tienen una influencia esencial en la salud intestinal. ¿Qué experiencia tiene al respecto en el campo de la quimioterapia y la terapia de tumores?

Prof. Christoph Castellani: Sabemos por los datos de los estudios que un mayor consumo de fibras naturales, por ejemplo, pectina, inulina o maltodextrina, reduce el riesgo de cáncer intestinal. Todo lo que se necesita es un cambio en la dieta de la dieta occidental a una dieta alta en fibra. El potencial de los suplementos prebióticos y probióticos específicamente combinados es aún mayor: los prebióticos, es decir, las sustancias fibrosas que promueven las bacterias residentes en el intestino, tienen la gran ventaja de que transportan la pulpa de los alimentos a través del tracto digestivo más rápidamente. Así, estamos expuestos a las sustancias cancerígenas durante un periodo de tiempo más corto. Además, los estudios experimentales demuestran que la inulina, por ejemplo, favorece el crecimiento de los lactobacilos y las bifidobacterias, de modo que se dispone de más ácidos grasos de cadena corta y se reducen los parámetros de inflamación. Incluso se ha demostrado que la administración de pectina reduce la pérdida de grasa, la lipólisis y restablece la sensación de hambre.

Los probióticos tienen distintos efectos positivos, como la inhibición de la adhesión de gérmenes patógenos en el intestino, la creación de un mejor entorno para las bacterias beneficiosas al influir en el pH y la estimulación del sistema inmunitario. También en este caso, un estudio experimental demuestra su eficacia: tras la administración de lactobacilos, también se redujeron los parámetros de inflamación y mejoró la atrofia muscular. Por lo tanto, la administración combinada de prebióticos y probióticos podría influir positivamente en la caquexia y, por lo tanto, ser una importante terapia de acompañamiento.

Existen datos claramente positivos sobre el uso de probióticos para reducir la mucositis. En este sentido, varios estudios -el más amplio con casi 500 pacientes- muestran que el uso de probióticos puede reducir significativamente la mucositis y la diarrea asociada a la quimioterapia, tanto en adultos como en niños. Por lo tanto, los probióticos son importantes como complemento de las quimioterapias para reducir los efectos secundarios graves y permitir así un tratamiento eficaz.

Mag. Anita Frauwallner: Muchas gracias por la entrevista. ¡Estamos deseando conocer los nuevos resultados de la investigación!

*El Prof. Christoph Castellani es especialista en cirugía pediátrica y del adolescente en la Universidad de Medicina de Graz (MedUni Graz) y su investigación se centra en las reacciones inflamatorias, los trastornos de la barrera intestinal y los trastornos metabólicos asociados al cáncer, que también tienen su origen en el microbioma.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Noticias de investigación
Cuando el intestino nos deprime
Noticias de investigación, Salud de la mujer
Infecciones urinarias
Problemas y asesoramiento
Probióticos y diarrea del viajero
Noticias de investigación, Salud de la mujer
La disbiosis intestinal favorece las cistitis recurrentes
Madre e hijo, Noticias de investigación
Los probióticos ayudan al sistema inmunitario del bebé
Problemas y asesoramiento
Mantenerse en forma a pesar de las alergias
Noticias de investigación
¿Qué necesita nuestro intestino en verano?