12. Jan 2022

Mag. Anna-Lena Kollos

¿Cómo afectan los alimentos y el estrés a nuestro intestino?

El verano está terminando. Esto significa que la ropa escasa, que revela sin piedad cada kilo de más, volverá a las profundidades del armario. Para algunos es un tiempo de alegría, para otros, de profunda tristeza. Aunque el tema de la positividad corporal esté muy presente, muchas personas sufren por su apariencia.

„Ama tu cuerpo y „Todos los cuerpos son bellos son mensajes básicos del movimiento de positividad corporal, que intenta convencer a las personas de que sus cuerpos son bellos, aunque no se correspondan con los supuestos ideales de belleza. El objetivo es combatir los ideales de belleza poco realistas y desarrollar un fuerte sentido de la autoestima, al margen de cualquier norma o medida. Los defensores de la positividad corporal también señalan decididamente que los ideales de belleza son construcciones de la sociedad y no deberían tener ninguna relevancia en términos de amor propio y de la autoestima asociada a él. Los ideales de belleza cambian continuamente, por lo que no es de extrañar que ya en el año 25 000 a.C. existiera una escultura que correspondiera al modelo de belleza de la época: ¡la Venus de Willendorf! Algo menos lejano es el ideal de belleza representado por Marilyn Monroe y aún más cercano a la actualidad, el Heroin Chic, una moda de los 90 influenciada por las fotos de Kate Moss. Desde hace algunos años, también se nota un giro en el mundo de la moda. Las revistas han estado cortejando a modelos como Winnie Harlow (una modelo canadiense con la enfermedad de la piel vitiligo) y a modelos de talla grande como Ashley Graham.

El tema de la positividad corporal representa, por tanto, un objetivo noble, ya que, al fin y al cabo, ya se puso de manifiesto en 2011, en el curso de un estudio de mercado, que cuatro de cada cinco personas en el mundo germanohablante están insatisfechas con su aspecto, al tiempo que éste desempeña un papel importante para nueve de cada diez encuestados. Tener una fuerte autoestima, alejada de cualquier norma, también es crucial para la psique, pero no debe llegar a los extremos. A menudo, las personas con sobrepeso triunfan como estrellas del pop porque ejemplifican la positividad corporal. Pero, ¿tiene realmente sentido fomentar una imagen corporal que ha demostrado tener muchas consecuencias para la salud?

IMC y obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica. El sobrepeso severo de los pacientes conduce a una reducción de la calidad de vida y conlleva un alto riesgo de enfermedades secundarias. La obesidad se define como un IMC igual o superior a 30, según las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El IMC se compone de la relación entre el peso corporal y la altura. No se utiliza la composición corporal, sino sólo la masa. Esto significa que las personas especialmente musculosas también pueden considerarse obesas según el IMC. Una mirada a la proporción de agua, grasa y músculo, resuelve rápidamente este malentendido. Independientemente de que el IMC sea propenso a cometer errores en sus afirmaciones, ofrece, no obstante, una forma de hacer estimaciones aproximadas con respecto a las condiciones físicas. Además de analizar la composición del cuerpo, también se utiliza el valor de índice cintura-cadera (del inglés, Waist to Hip Ratio o WHR). Este valor examina la relación entre la cintura y la cadera, que a su vez revela una tendencia en cuanto a la distribución de la grasa corporal. Especialmente la grasa de la zona abdominal, significa estrés para el cuerpo: la llamada grasa visceral recubre los órganos internos y favorece una serie de enfermedades que acaban por estresar al organismo, como diabetes, trombosis, cáncer o Alzheimer.

Sin embargo, hay que mencionar que la obesidad es mucho más que un comportamiento alimentario descontrolado. Es una enfermedad crónica reconocida que pertenece al grupo de las enfermedades hormonales, nutricionales y metabólicas. La ÖAG (Sociedad Austriaca de Obesidad) señala que, en 2025, 2.700 millones de adultos en todo el mundo tendrán sobrepeso. Ya en el verano de 2018, unos 3,4 millones de austriacos tenían sobrepeso. Sin embargo, las consecuencias del sobrepeso, independientemente de su origen (factores genéticos, hábitos alimentarios excesivos, factores socio-culturales, etc.), son las mismas. Además del sistema cardiovascular, el sistema musculoesquelético es el que más sufre, especialmente las articulaciones de la cadera, rodilla y tobillo. Además, los discos intervertebrales están sometidos a una tensión excesiva, lo que puede provocar un desgaste prematuro y, por tanto, una hernia discal. El aumento de la sudoración y el reflujo (acidez), así como la apnea del sueño, las varices, los cálculos biliares, la gota y también el hígado graso pueden ser consecuencias del sobrepeso. Por último, pero no por ello menos importante, también hay que mencionar que las personas con sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de padecer tumores malignos y problemas intestinales.

Sobrepeso, estrés y dieta

El cuerpo tiene mucho trabajo extra debido al sobrepeso. Tiene que mover una masa mayor y necesita muchos más recursos para ello. Esto, a su vez, supone un gran estrés para nuestro cuerpo, que en un momento dado no puede soportar más la carga y se deteriora. La artrosis, también llamada desgaste articular, es una enfermedad común que acompaña a la obesidad/sobrepeso. Sólo cinco kilos de exceso de peso duplican el riesgo de desgaste del cartílago de la articulación de la rodilla y, por tanto, el riesgo de artrosis de rodilla. Cuando el sistema musculoesquelético deja de funcionar correctamente, el cuerpo se ve sometido a una gran tensión. El sobrepeso también hace mella en la capacidad de regeneración del cuerpo y esto también provoca estrés tarde o temprano. Sin una recuperación adecuada, nuestro cuerpo es aún menos capaz de hacer frente a otros factores de estrés y así la espiral descendente sigue su curso. Esto significa que la pérdida de peso es la forma más fácil y eficaz de aliviar el cuerpo y, por tanto, de causarle menos estrés.

Sin embargo, el estrés también puede considerarse desde el punto de vista de la tensión psicológica causada por la propia dieta. Por ello, a pesar del movimiento de positividad corporal, la ingesta de alimentos se considera un premio o un castigo. Así, la comida ya no se disfruta, sino que se ve como un mal necesario.  En el mundo del fitness, mientras que algunos se preocupan por asegurarse de que la composición de sus comidas se ajusta a su objetivo de aumentar la masa muscular, otros se preocupan por contar las calorías. En ambos casos, hay que considerar críticamente si esto no causa más estrés del necesario.

Las palabras mágicas son: salud intestinal

Además, cada vez se dice más que el propio cuerpo es „culpable“ del sobrepeso. Por ejemplo, los cambios en la función de la glándula tiroides suelen ser una razón para que el metabolismo se desequilibre y, por tanto, el número en la báscula suba. El exceso de peso supone un estrés para el organismo. Como resultado, el intestino se pone cada vez más en evidencia. De hecho, se sospecha que ciertas bacterias intestinales (Clostridium ramosum) influyen en nuestro peso.

Probablemente conozcas a una persona que hace poco ejercicio y come mucho -y no siempre de forma equilibrada- pero que sigue estando muy delgada. La predisposición genética es un factor que influye en el peso de un individuo. Sin embargo, además de la predisposición genética, el intestino y la flora intestinal están cada vez más en el punto de mira de la ciencia.

“Un hallazgo importante es que la composición y la diversidad de las bacterias intestinales difieren entre las personas delgadas y las que tienen sobrepeso. Existen claras diferencias en las poblaciones de las bacterias Bacteroidetes y Firmicutes. Las primeras dominan en el intestino de las personas de peso normal, mientras que las segundas predominan en los individuos obesos. Lo ideal es que estos dos grupos de bacterias estén presentes en el intestino en una proporción equilibrada. Sin embargo, la proporción puede estar tan alterada en las personas obesas que hay hasta 2000 veces más Firmicutes que Bacteroidetes en el intestino, lo que afecta directamente al metabolismo energético.”

Fuente: Einfluss der Darmflora auf das Gewicht

Por tanto, también está claro que el intestino necesita nuestra ayuda para tener más bacterias buenas. Esto se produce a través de una nutrición adecuada. Una dieta equilibrada incluye la composición correcta de macronutrientes clásicos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) y micronutrientes (vitaminas, minerales y oligoelementos). A menudo se olvidan los pre- y probióticos, desempeñan un papel cada vez más importante. El intestino y su flora son un „ecosistema sensible“ que hay que cuidar adecuadamente.

OMNi-LOGiC® FIBER y OMNi-BiOTiC® 6 son complementos probados para una dieta equilibrada. OMNi-LOGiC® FIBER constituye una fuente de nutrientes óptima para las importantes bacterias intestinales. La fibra alimentaria específica contenida en OMNi-LOGiC® FIBER (dextrina de maíz y goma guar) contribuye a que las bacterias intestinales realicen sus tareas. Entre sus funciones se encuentran, por ejemplo, el metabolismo de nutrientes, la eliminación de sustancias tóxicas que entran en el intestino con algunos alimentos (por ejemplo, colorantes y emulsionantes) y la defensa contra microorganismos extraños. Una tarea especialmente importante es la de apoyar el funcionamiento del sistema de defensa del organismo, ya que cerca del 80 % de sus células se encuentran en el intestino. La fibra alimentaria (hidratos de carbono de los que sólo se obtiene un mínimo de energía) es crucial para la función digestiva normal. La ingesta de este tipo de fibra mueve los alimentos a través del intestino y regula así la digestión. Así, la fibra ablanda las heces en caso de estreñimiento y las espesa en caso de diarrea. La mejor opción para regular la función intestinal.

OMNi-BiOTiC® 6, en cambio, aporta las „pequeñas ayudantes“ que colonizan el intestino de arriba abajo. La agitada vida cotidiana puede hacer que las bacterias sean expulsadas del intestino. Esto genera una situación de „estrés intestinal“, porque los microorganismos extraños pueden instalarse y proliferar en el intestino. Esto, a su vez, puede conducir a una falta de bacterias „buenas“; las sustancias nocivas y tóxicas ya no pueden ser eliminadas y el intestino se vuelve lento. Al tomar probióticos, el intestino recibe un apoyo importante, que puede reducir los factores de estrés.

Dieta equilibrada en lugar de estrés

Para una dieta equilibrada, hay que tener en cuenta muchos factores. Entre otras cosas, hay que tener en cuenta las circunstancias de la vida, la situación profesional, la cantidad de ejercicio y también los recursos de tiempo. No existe un modelo único para todos. Sin embargo, lo que siempre es cierto es que la dieta no deben causar estrés. Las dietas y las restricciones que suelen ir asociadas a ellas suelen causar más estrés del necesario. Por ello, una simple visita a un restaurante puede ser una experiencia estresante. Por suerte, hoy en día muchos restaurantes están preparados para dietas especiales.

Las dietas para la reducción de peso tienen reglas claras. Por ejemplo, una dieta baja en carbohidratos, implica una ingesta reducida de los mismos y una dieta „1:0“ le permite darse un festín un día y no comer nada al siguiente. Sin embargo, el requisito básico para reducir el peso es siempre el mismo: crear un déficit calórico. Esto significa que se consumen menos calorías de las que se gastan. A menudo esto va acompañado del típico recuento de calorías que supone pesar los alimentos y a continuación hacer los cálculos. Sin embargo, en la práctica, esto supone más estrés que disfrute y, a su vez, convierte al individuo en un esclavo de la báscula. Por este motivo, muchos intentos de dietas para adelgazar fracasan y se produce el efecto rebote.

El modelo de ayuno intermitente pretende ofrecer, a pesar de la restricción, la posibilidad de aliviar el cuerpo y, por tanto, también el intestino en los momentos adecuados (de acuerdo con el lema „todo el mundo necesita un descanso“) y, sin embargo, proporcionar lo suficiente. Se han establecido diferentes variantes. La variante más común en la actualidad es el ayuno 16:8. Se trata de ayunar durante 16 horas al día y comer normalmente durante las 8 horas restantes. El ayuno 5:2 también es popular. Se trata de comer normalmente 5 días a la semana y consumir muy pocas calorías los 2 días restantes. Los resultados de los estudios individuales realizados hasta la fecha sugieren que el ayuno intermitente tiene un efecto positivo en la salud y también en la pérdida de peso. Aunque sólo se dispone de unos pocos estudios, lo que se debe especialmente al hecho de que existen diferentes variantes, los datos sugieren que la masa libre de grasa no se ve relativamente afectada por dicha dieta.

El ayuno intuitivo también está muy de moda. Aquí ya no hay que seguir ninguna restricción. Más bien hay que confiar en la propia intuición. Completamente sin reglas y simplemente escuchar el cuerpo con más atención. También se trata de mejorar la relación con la ingesta de alimentos. El efecto sobre la salud mental -incluida la reducción del estrés asociada a la ingesta de alimentos- es especialmente grande. Sin embargo, este tipo de dieta conlleva un gran riesgo para las personas que no saben interpretar correctamente las señales de su propio cuerpo. Esto puede conducir rápidamente a un aumento de peso si se malinterpretan las necesidades del cuerpo con respecto a la ingesta de alimentos.

Conclusión

Es importante evitar el estrés negativo (angustia). Ya sea en forma de estrés psicológico u otros factores, porque esto provoca daños duraderos en el cuerpo y hace que envejezca más rápidamente. El sobrepeso debe evitarse a toda costa, ya que cada kilo de más supone un estrés para el cuerpo debido a la tensión adicional en las articulaciones. El ejercicio debe ser una parte inseparable de la vida cotidiana, independientemente de que se trate de adelgazar o de ganar peso. En caso de duda, una dieta equilibrada debe elaborarse siempre con un especialista (dietista, nutricionista, etc.) para identificar y tener en cuenta las necesidades individuales. El uso adecuado de pre y probióticos puede ayudar al organismo a reducir el „estrés“ y optimizar el bienestar. Por lo tanto, escuche a su cuerpo, siga una dieta libre de estrés y haga suficiente ejercicio. Su cuerpo y su mente se lo agradecerán durante toda la vida.

Sobre la autora

La magíster Anna-Lena Kollos (alias Lela) comenzó su formación como entrenadora de atletismo después de sus estudios (Biotecnología, Tecnología de los Alimentos y Asuntos Públicos), completando todos los cursos con distinción en otoño de 2019. Gracias a su trabajo como entrenadora personal y consultora de comunicación con un enfoque en temas relacionados con la salud, tiene muy en cuenta su bienestar interior. Por ello, se centra en un enfoque holístico y a largo plazo, necesario para alcanzar sus objetivos individuales, tanto en la formación como en la comunicación. Gracias a su variada formación y experiencia, la entrenadora personal cuenta con un amplio know-how.

 

Crédito de la imagen: Marie&Michael Photography

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Problemas y asesoramiento
¿Un intestino enfermo puede provocar cansancio?
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
Intolerancia o alergia alimentaria
Nutrición y recetas
Cazuela colorida de verduras
Noticias de investigación, Salud de la mujer
Relación entre la infertilidad y la flora vaginal
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
Rol de la microbiota intestinal en la regulación del peso corporal
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
Síndrome del intestino permeable
Problemas y asesoramiento
Problemas gastrointestinales debidos al estrés