SII

Síndrome del intestino irritable

En el síndrome del intestino irritable, el paciente tiene varias molestias en el área gastrointestinal sin causas orgánicas. Es un trastorno funcional del aparato digestivo. En este artículo encontrará más información sobre quiénes son los afectados y las posibilidades de diagnóstico y tratamiento.

¿Qué es el "síndrome del intestino irritable" (SII)?

El SII es uno de los trastornos funcionales más comunes del tracto gastrointestinal. No solo el colon se ve afectado, sino todo el aparato digestivo. A pesar de un examen médico exhaustivo, no existe ninguna causa orgánica para los problemas digestivos, a menudo graves. Se calcula que alrededor del 20 % de la población de los países industrializados padece el SII en mayor o menor grado. Las mujeres se ven afectadas con el doble de frecuencia que los hombres. Los síntomas suelen aparecer por primera vez entre los 20 y los 30 años y suelen durar meses o años. A menudo, el uso de antibióticos en relación con una infección intestinal también puede identificarse como un factor desencadenante (el llamado SII post-infeccioso). La calidad de vida de los pacientes suele reducirse considerablemente.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del intestino irritable?

Los síntomas típicos del SII son dolor abdominal, calambres en el abdomen, flatulencia y estreñimiento y/o diarrea. Además, el estrés agrava los síntomas. Los síntomas a veces desaparecen después de una evacuación intestinal o se producen con más frecuencia después de una comida, especialmente si se ha comido demasiado. Entonces puede ser que las enzimas digestivas no sean suficientes, haya putrefacción y dispepsia por fermentación, lo que a su vez desencadena la flatulencia. A veces se tiene la sensación de que el intestino no se pueden vaciar correctamente. También puede aparecer acidez, eructos y ruidos intestinales. Solo después de descartar otras enfermedades orgánicas graves se puede hacer el diagnóstico de SII. La enfermedad en sí es muy angustiosa, pero no es peligrosa.

¿Qué productos son adecuados para mí?

Hemos estado investigando "el intestino y el microbioma" durante casi 30 años y compartimos nuestros hallazgos con las personas interesadas: en diferentes situaciones de la vida cotidiana es beneficioso suministrar al cuerpo bacterias intestinales específicas.

Síntomas del síndrome del intestino irritable

La enfermedad del Síndrome del intestino irritable (SII) está presente si se cumplen los siguientes 3 puntos:

  1. Hay molestias crónicas, es decir, síntomas que duran más de 3 meses (p. ej. dolor abdominal, flatulencia), que el paciente y el médico relacionan con el intestino, y generalmente con cambios en las deposiciones ( diarrea , estreñimiento o alternancia entre diarrea y estreñimiento).
  2. Las molestias son el motivo por el que el paciente busca ayuda y los síntomas deben ser tan graves que, como resultado, la calidad de vida se vea afectada significativamente.
  3. El requisito previo es que no haya cambios que sean característicos de otros cuadros clínicos, que probablemente sean responsables de tales molestias.

Efectos secundarios

Los pacientes que padecen el síndrome del intestino irritable a menudo también tienen los siguientes problemas:

  • Trastornos de ansiedad
  • Depresión
  • Insomnio
  • Síndrome de fatiga crónica (SFC)
  • Dolor de cabeza (migraña)
  • Fibromialgia (reumatismo de tejidos blandos)
  • Calambres menstruales

Síndrome del intestino irritable

Una comida con amigos, un concierto o un viaje: lo que muchas personas pueden disfrutar sin preocupaciones, se les niega a los afectados por el síndrome del intestino irritable. Cuando el intestino se rebela, ya no hay calidad de vida. Sin embargo, los probióticos especiales pueden abordar la causa de estas molestias.

¿Qué causas puede tener el síndrome del intestino irritable?

En las personas que padecen este síndrome, los alimentos pasan por el tracto digestivo demasiado rápido o demasiado lento. Por lo tanto, las personas afectadas pueden padecer diarrea (tiempo de paso demasiado rápido, por lo que no puede producirse la reabsorción de líquidos, las heces permanecen blandas) o estreñimiento (paso demasiado lento). A menudo se produce una mala colonización del intestino (las bacterias intestinales normales que ayudan a la digestión son minoritarias, y las bacterias nocivas y formadoras de gases se imponen), se forman más gases intestinales, lo que provoca hinchazón, flatulencia y fuertes dolores abdominales. Además, la sensibilidad al dolor está aumentada en los pacientes con intestino irritable debido, entre otras cosas, a una disminución del umbral del dolor a los estímulos de estiramiento. La barrera intestinal que protege de las sustancias nocivas se debilita, la pared intestinal se vuelve más permeable ("intestino permeable"): no hay una eliminación adecuada de sustancias nocivas. El estrés agrava los síntomas. Los pacientes con SII tienen una mayor susceptibilidad a la depresión y a los trastornos de ansiedad. También se habla de una disfunción del sistema nervioso autónomo junto con trastornos psicosomáticos.

Desencadenantes del síndrome del intestino irritable

Existen varias teorías sobre las causas del SII. Entre otras cosas, se supone que los desencadenantes del SII son las infecciones bacterianas del tracto gastrointestinal, una alteración inmunitaria en el aparato digestivo y un peristaltismo intestinal anormal (trastorno de la motilidad). Los científicos han podido identificar toda una serie de cambios típicos en los intestinos de los afectados. Sin embargo, estos cambios no solo se producen en el SII, sino también en las enfermedades inflamatorias crónicas del intestino, la diverticulitis y las intolerancias alimentarias.

Más sobre las posibles causas

Desequilibrio de serotonina

La sustancia mensajera serotonina también es responsable de cómo se percibe el dolor. Si el sistema nervioso del intestino se estimula en el intestino irritable, ya no puede regular adecuadamente la cantidad de sustancias mensajeras que se liberan. Puede suceder que los afectados perciban su intestino con más fuerza y ​​sientan dolor, mientras que en las personas "sanas" estos estímulos no superan el umbral de percepción.

Motilidad intestinal alterada

La pared intestinal de los pacientes con intestino irritable es particularmente sensible a los estímulos de estiramiento. El intestino tiene su propio sistema nervioso en la pared intestinal (el sistema nervioso entérico = SNE), que también se denomina "cerebro abdominal". Señala cuando la comida entra en el intestino y estira la pared. Junto con la serotonina, el SNE controla la digestión estimulando los músculos intestinales para que se contraigan y relajen alternativamente, creando una onda peristáltica y transportando los alimentos hacia adelante. En el SII, este sistema nervioso intestinal está perturbado, "irritado", da instrucciones erróneas a los músculos intestinales. Esto da lugar a movimientos intestinales desincronizados que afectan el proceso digestivo. O bien la pulpa de los alimentos se transporta con demasiada rapidez: se produce diarrea (SII de tipo diarreico). También puede ocurrir lo opuesto: si los músculos se mueven con demasiada lentitud, puede aparecer el estreñimiento (SII de tipo estreñimiento). Los cólicos intestinales y las flatulencias se producen cuando los músculos se contraen demasiado y no se relajan completamente.

Infecciones del tracto gastrointestinal como causa del síndrome del intestino irritable (síndrome del intestino irritable postinfeccioso)

Varios estudios demuestran que el SII puede ser el resultado de infecciones gastrointestinales ("gripe estomacal"). Es posible que las infecciones intestinales producidas por determinadas bacterias (como Campylobacter jejuni, Clostridum difficile, E. coli) sean más propensas a desencadenar el SII que otros patógenos. Una infección entérica (= que afecta al intestino) es responsable de solo uno de cada diez casos. Cuando una infección intestinal es la causa del SII, las personas suelen desarrollar síntomas de diarrea pronunciados. Los antibióticos -a menudo utilizados de forma prematura para las infecciones intestinales- también provocan daños en el biotopo intestinal y pueden ser un factor desencadenante del SII.

Aumento de la actividad inmunitaria en la mucosa intestinal

En las muestras de tejido de la mucosa intestinal de las personas afectadas se puede encontrar un aumento de la actividad inmunitaria. Se detecta un aumento de las células de defensa y de sus sustancias mensajeras (mediadores inflamatorios como las interleucinas) en la mucosa. Todavía se está investigando por qué se produce esta mayor actividad en el SII y para qué puede servir.

Aumento de la permeabilidad de la mucosa intestinal (intestino permeable)

En la mucosa intestinal, las células vecinas están conectadas entre sí a través de una "unión estrecha". Sellan las células entre sí para que no puedan pasar sustancias extrañas o patógenas entre ellas. Mientras esta "barrera intestinal" esté intacta, el conjunto de las células de la mucosa intestinal forma un verdadero escudo protector que impide la entrada de sustancias extrañas al organismo desde el espacio intestinal. En el SII, esta barrera intestinal está "agujereada", las células ya no están tan firmemente unidas entre sí, de modo que los agentes patógenos y las toxinas pueden penetrar más fácilmente en la mucosa intestinal y provocar una reacción inmunitaria, una "irritación".

¿Cómo se puede diagnosticar el síndrome del intestino irritable?

El diagnóstico del SII se realiza sobre la base del patrón típico de molestias y tras excluir otros cuadros clínicos.

  • ¿Dónde tiene dolor y en qué situaciones se produce?
  • ¿Tiene diarrea o estreñimiento?
  • ¿Ha notado una conexión entre el dolor y ciertos alimentos o bebidas?
  • ¿Tiene otros síntomas como vómitos, dolor muscular y articular, acidez y fiebre? ¿Ha notado sangre en las heces? ¿Se cansa rápidamente? ¿Ha perdido peso? Esto sería atípico para el SII y se considera un signo de alarma para buscar una enfermedad grave.
  • ¿Se encuentra actualmente en circunstancias "estresantes"?
  • ¿Tiene otras enfermedades? Pregúntese sobre los factores desencadenantes y las circunstancias (por ejemplo, estrés, ira, exceso de trabajo) que agravan las molestias.
  • ¿Toma regularmente medicamentos o lo ha hecho en las últimas semanas (por ejemplo, antibióticos, analgésicos, medicamentos para el corazón, medicamentos para la tiroides, laxantes)?
  • Preguntas sobre los antecedentes familiares (presencia de enfermedades en la familia)

Al comienzo de cada diagnóstico se realiza una anamnesis detallada con un médico.

¿Cómo se reconoce el síndrome del intestino irritable?

Luego de la anamnesis, se lleva a cabo una exploración física, durante la cual el médico observa el ano y palpa y escucha el abdomen. Una muestra de heces puede proporcionar información sobre trastornos digestivos y disfunciones funcionales del intestino. También se examinan las heces en busca de sangre oculta (no visible). Además del tracto intestinal, el médico también revisa la vejiga, los riñones, en las mujeres los ovarios y, según los síntomas, el corazón. Un análisis de la sangre y las heces (sangre en las heces, parásitos), la orina y las pruebas funcionales de los órganos también proporcionan información importante. Al igual que en el caso de las flatulencias, hay que descartar las intolerancias alimentarias (a la fructosa, a la lactosa, al sorbitol, etc). Si los síntomas son agudos, acompañados de pérdida de peso, fiebre, fatiga, anemia, vómitos, molestias en las articulaciones y/o sangre en las heces, pueden ser causados por enfermedades graves y es absolutamente necesario determinar la enfermedad subyacente. Deben investigarse los indicios de enfermedades del hígado, de la vesícula biliar o del páncreas.

A continuación, puede realizarse un examen del recto y del colon (colonoscopia). Durante la colonoscopia, el intestino grueso y el final del intestino delgado se examinan endoscópicamente a través del canal anal. El intestino también puede visualizarse en una radiografía utilizando un medio de contraste. Si se ha descartado una enfermedad orgánica, una intolerancia alimentaria o una enfermedad inflamatoria crónica del intestino, el médico diagnosticará el SII. El intestino irritable es un "diagnóstico de exclusión" que solo puede hacerse cuando no hay ninguna otra causa.

Otras posibles herramientas de diagnóstico:

  • Examen de ultrasonido de todo el abdomen (ecografía)
  • Examen de rayos X del intestino y el abdomen (radiografía), ahora principalmente en forma de tomografía computarizada (TC)

¿Cómo se puede tratar el síndrome del intestino irritable?

El SII es una enfermedad que afecta mucho a la calidad de vida. El tratamiento médico solo es posible de forma limitada y está orientado a los síntomas. Lo más importante es, en primer lugar, identificar los síntomas y descartar que haya una enfermedad grave detrás de ellos. Dado que los efectos secundarios de los medicamentos convencionales pueden ser a menudo graves, es importante considerar si los riesgos del tratamiento farmacológico no son mayores que los propios síntomas.

A menudo, un cambio en la dieta y evitar los alimentos flatulentos y difíciles de digerir puede aliviar los síntomas. Los remedios naturales pueden ser suficientes como única terapia para los síntomas leves, pero también pueden utilizarse como apoyo al tratamiento médico convencional.

El aceite de menta en forma a prueba de ácido gástrico, cuyo ingrediente activo se libera en el intestino delgado, tiene un efecto relajante. La manzanilla, el aceite de lavanda, el cilantro, la melisa y el cálamo también tienen un efecto calmante sobre el estómago y el intestino. Las plantas mencionadas están disponibles en las farmacias, en forma de té o en preparaciones listas para usar. Preparaciones especiales producidas orgánicamente a partir de papaya contrarrestan molestias como la flatulencia, el dolor durante la defecación o el estreñimiento y calman el aparato digestivo, que se encuentra en estado de alarma.

En caso de deposiciones muy duras, se puede probar con alimentos ricos en fibra cuidadosamente tolerados. Se recomienda consumirlos con precaución, ya que la fibra dietética también puede provocar flatulencias. Los mucílagos como las semillas de lino, el psilio indio y el salvado de trigo favorecen el tránsito intestinal en caso de estreñimiento, absorben mucha agua y también reducen la diarrea. Alimentos como el arroz, las patatas y la avena también son efectivos contra la diarrea. Para aliviar las flatulencias, se recomiendan los preparados o tés de alcaravea, hinojo y anís.

¿Qué ayuda a tratar el síndrome del intestino irritable?

Estudios recientes indican que el SII también está asociado a inflamaciones intestinales leves (crónicas) y a la disminución de la diversidad y funcionalidad de la microbiota intestinal. Dicho síndrome suele producirse después de infecciones intestinales, especialmente si estas se tratan con antibióticos, ya que estos destruyen también las bacterias intestinales beneficiosas, con lo cual las bacterias dañinas pueden proliferar sin control. El resultado es un intestino cada vez más permeable, ya que la barrera protectora del intestino se destruye. La mirra, la manzanilla y el carbón de café tienen un efecto "sellador" en el intestino.

Probióticos para el síndrome del intestino irritable

Para tratar eficazmente las causas del SII, existen métodos suaves que combaten las numerosas causas y también previenen los síntomas: bacterias intestinales naturales - preparados bacterianos probióticos que son recomendados por comités y asociaciones médico-científicas para todos los síntomas del síndrome del intestino irritable. Estas bacterias intestinales probióticas no solo eliminan las causas y los síntomas, sino que también restauran el equilibrio en el intestino de tres maneras:

  1. Las bacterias intestinales son microorganismos completamente naturales que se encuentran en el intestino sano y que ayudan a la digestión y bienestar de muchas maneras.
  2. Las bacterias intestinales no tienen efectos indeseables - ocasionalmente, al principio del tratamiento, pueden producirse ligeras flatulencias y cambios en las heces. Sin embargo, esto es temporal antes de que comiencen los efectos beneficiosos.
  3. Con las bacterias intestinales (incluidas las bifidobacterias, los lactobacilos, los lactococos, los estreptococos) -que se combinan especialmente contra los diversos problemas - inflamación, "intestino permeable", microorganismos nocivos (a menudo después de un tratamiento con antibióticos o infecciones intestinales), trastornos de la motilidad- se llega al fondo de las causas de las dolencias y se las elimina.

La ingesta regular de probióticos ayuda a fortalecer la mucosa intestinal y su función de barrera y a prevenir o detener los procesos inflamatorios.

Para el investigador Christoph Högenauer, este enfoque coincide exactamente con las conclusiones de estudios anteriores. El experto dice: "Un metaanálisis recientemente publicado de 35 estudios relevantes muestra que no todos los probióticos son igual de eficaces, pero dependiendo de los síntomas y la dolencia, tienen un efecto extremadamente positivo en general. Los probióticos multiespecíficos parecen funcionar mejor que los probióticos monoespecíficos en la mayoría de los estudios para aliviar los síntomas molestos." Por ejemplo, el resumen de todos los estudios muestra una mejora de los síntomas típicos en el 21 por ciento de los afectados, el 25 por ciento tuvo menos dolor abdominal y menos flatulencias, y la frecuencia de las temidas ganas imperiosas de defecar también se redujo significativamente.

Un nuevo estudio de la Universidad Médica de Graz se centra en el efecto de los probióticos en el SII. La atención se centró en el sistema inmunitario de la mucosa intestinal y en cómo las cepas bacterianas antiinflamatorias ayudan al intestino a regular los trastornos relacionados con el estrés. El resultado: la ingesta regular de este simbiótico ayuda a fortalecer la mucosa intestinal y su función de barrera, así como a prevenir o detener los procesos inflamatorios. La serotonina (hormona de la felicidad) y la melatonina (hormona del sueño) pueden volver a producirse en cantidades suficientes y el intestino se relaja. Mientras tanto, la Sociedad Alemana de Gastroenterología, Enfermedades Digestivas y Metabólicas (DGVS) también recomienda en sus directrices el uso de probióticos para el SII, por lo que la elección de la cepa bacteriana debe depender de los síntomas. La DGVS también recomienda los probióticos para el dolor, la diarrea, el estreñimiento y la flatulencia en el curso del SII.

Consejos para los pacientes con el síndrome del intestino irritable?

1 - Programe tiempo para relajarse.  Si se relaja, su intestino también lo hará. El estrés aumenta los síntomas del SII. Una relajación suficiente y el ejercicio regular devolverán el equilibrio al intestino. El sauna, el ejercicio al aire libre y acuático son muy útiles. El entrenamiento en métodos de relajación (por ejemplo, entrenamiento autógeno, yoga) ayuda a controlar el estrés y la ansiedad. Los pacientes con problemas psicológicos graves y depresión deben consultar a un psicoterapeuta.

2 - Eliminar de la dieta los alimentos flatulentos y difíciles de digerir. Para ello hay que hacer un diario de alimentos y averiguar qué alimentos, bebidas y situaciones influyen en los síntomas y causan molestias. Más vale prevenir que curar. Debe evitar los desencadenantes del intestino irritable. Si se utiliza fibra dietética para estimular la motilidad intestinal, debe elegirse fibra que sea hidrosoluble (goma de algarrobo, pectina).

Muchas porciones pequeñas son mejores que pocas grandes. Coma despacio y mastique bien. Beba lo suficiente (por ejemplo, agua mineral sin gas). Evite los alimentos grasos y flatulentos, así como las bebidas muy frías y muy calientes. Las bebidas carbonatadas y la fruta también suelen causar molestias.

Coma regularmente y siempre a horas fijas.

3 - Si es posible, deje de fumar y consuma alcohol con moderación.

4 - Tomar simbióticos multiespecie especialmente desarrollados (también por tiempo indefinido) que protejan la mucosa intestinal y equilibren la función digestiva es ideal para la profilaxis y el tratamiento de apoyo del SII.

 

La máxima calidad para su salud

OMNi-BiOTiC® & OMNi-LOGiC®

No post was found with your current grid settings. You should verify if you have posts inside the current selected post type(s) and if the meta key filter is not too much restrictive.
 

Más sobre el tema

Síndrome del intestino irritable

No post was found with your current grid settings. You should verify if you have posts inside the current selected post type(s) and if the meta key filter is not too much restrictive.

Problemas y asesoramiento, Salud de la mujer
Relaciones sexuales y flora vaginal
Problemas y asesoramiento
¿Un intestino enfermo puede provocar cansancio?
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
Intolerancia o alergia alimentaria
Nutrición y recetas
Cazuela colorida de verduras
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
Rol de la microbiota intestinal en la regulación del peso corporal
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
Síndrome del intestino permeable
Problemas y asesoramiento
Problemas gastrointestinales debidos al estrés