12. Jan 2022

Bacterias intestinales: nuestras compañeras de vida

Las diminutas bacterias que colonizan nuestro cuerpo tienen una gran influencia en cada una de nuestras células y actúan como un batallón protector en muchos ámbitos. Pero, ¿cómo es esto posible, y cómo consigue una persona “sus” bacterias en primer lugar?

Prof. Johannes Huber*

La decodificación del genoma humano, el código de nuestra vida, en 2003 fue un hito médico, pero poco después, con la decodificación del epigenoma, quedó claro que nuestra composición genética es mucho más compleja de lo que se sospechaba: la epigenética regula nuestros genes y ayuda a determinar cuándo se enciende y apaga cada gen, por así decirlo. Por si el genoma y el epigenoma no fueran suficientes, el descubrimiento del metagenoma reveló que nuestro cuerpo también contiene un tercer código de la vida: la información genómica de todas las bacterias útiles que colonizan nuestro cuerpo, nuestro llamado microbioma. La mayor parte de nuestros 100 billones de cohabitantes se encuentra en el intestino, pero también hay numerosos simbiontes en la piel y en nuestras mucosas que apoyan nuestra salud cada día.

Evolución bacteriana

El Prof. Johannes Huber, destacado ginecólogo y experto en hormonas, conoce la importancia del microbioma para la salud de las mujeres en particular, pero también para la salud humana en general. “El papel de apoyo de las bacterias comienza mucho antes de la aparición de la humanidad, concretamente hace unos 40 millones de años, con un hito histórico-evolutivo: la nueva vida surgía ahora directamente en el cuerpo materno y ya no exclusivamente mediante la puesta e incubación de huevos. Debemos este salto cuántico al metagenoma, porque fueron las bacterias las que se incorporaron a la célula del óvulo (nota: la incorporación es la captación deliberada o no de sustancias, objetos o microorganismos en el cuerpo) y estimularon la formación de la placenta”, explicó el experto en una reciente conferencia de prensa en Viena.

El descubrimiento del metagenoma demostró que existe un tercer código de vida en nuestro cuerpo: la información genómica de nuestro microbioma.

El metagenoma bacteriano es una herencia de la evolución y, sin embargo, solo se ha investigado en líneas generales. Incluso uno de los mayores descubrimientos de la bacteriología está directamente relacionado con nuestra reproducción. Theodor Escherich, un famoso pediatra, científico e investigador de las universidades de Graz y Viena, descubrió en 1886 que el intestino de los niños es estéril después del nacimiento y es colonizado con bastante rapidez por un determinado germen. Este germen recibió el nombre de “Escherichia coli“, en honor a de su descubridor.

Huella microbiana

Quien crea que todos tenemos los mismos “ayudantes” sobre y dentro de nosotros está muy equivocado: de las 36 000 especies bacterianas conocidas hasta la fecha, albergamos en nuestro cuerpo entre 500 y 1000 diferentes, tan individuales en su composición como una huella dactilar, que no se limita solo a nosotros: nuestro hogar también refleja nuestra colonización bacteriana, especialmente en los picaportes de nuestras puertas. Esta huella microbiana es responsable, por ejemplo, de que las personas reaccionen de forma muy diferente a los medicamentos. Dependiendo de los tipos de bacterias que se localicen en el intestino, los antibióticos u otros medicamentos tomados por vía oral, por ejemplo, se absorben de forma diferente. Prof. Huber: “Entre otras cosas, esto también explica por qué, por ejemplo, una píldora hormonal es tolerada excelentemente por algunas mujeres y la misma píldora causa más problemas que beneficios para otras”. Sin embargo, por encima de todo, nuestros pequeños habitantes son responsables de nuestra salud en muchos aspectos, por lo que es esencial que prestemos atención a la salud de nuestro microbioma.

Mapa de bacterias

La mayor parte de nuestros habitantes bacterianos, que pesan un total de 2 kg, se encuentra en el intestino, pero nuestro microbioma también desempeña un papel muy importante para nuestra salud en otros órganos: miles de millones de bacterias útiles también retozan en nuestra piel, y de forma similar a un mapa, se puede mostrar dónde se encuentran los microorganismos en nuestro cuerpo. Ahora, algunos de nosotros podemos sentir asco al pensar en la vida sobre y dentro de nosotros y ya hacer una nota mental para comprar jabón antibacterial, pero esto no necesariamente nos hace ningún bien. Porque al igual que nuestros amigos del intestino, las bacterias de la piel desempeñan un papel muy central en la salud de este órgano, ya que si faltan, suelen aparecer enfermedades dermatológicas como la atopia, la rosácea o las infecciones crónicas de la piel. Las propias bacterias del cuerpo mantienen a raya a los gérmenes extraños como un fuerte batallón, pero si nuestra “línea de defensa” en la piel está diezmada o falta, los microorganismos no deseados se extienden rápidamente y traen consigo problemas. Por cierto, nuestro microbioma no solo se extiende a la piel y las mucosas (en la boca, la nariz, intestino, la zona genital…), sino también a órganos que hasta hace unos años se creían completamente asépticos, es decir, “libres de gérmenes”: los pulmones. En ellos, las bacterias aparentemente desempeñan un papel central en el desarrollo y la gravedad del asma.

Un médico austriaco descubrió la bacteria Escherichia coli.

Intestino: ¿central hormonal?

Las bacterias intestinales son cada vez más importantes, sobre todo en ginecología. La conexión puede no ser inmediatamente obvia, pero cada vez más estudios muestran claramente que el microbioma intestinal desempeña un papel central en el procesamiento de las hormonas femeninas más importantes, los estrógenos. Tales resultados fascinan incluso a médicos e investigadores experimentados como el Prof. Huber: “La flora intestinal ayuda a decidir qué se hace con los estrógenos ováricos y cuánto estrógeno libre está disponible en el cuerpo”.

En ginecología, el tratamiento probiótico oral de la disbiosis vaginal es un enfoque completamente nuevo y, sobre todo, duradero.

Esto no solo tiene una importancia fundamental para la eficacia de los preparados hormonales, sino también para la comprensión del desarrollo del cáncer de mama: un estudio muy comentado de la WHI (Women’s Health Initiative) demostró que los estrógenos son un factor desencadenante central de esta enfermedad, pero ahora también hay que tener en cuenta el intestino, que decide el destino de los estrógenos en el organismo.

Firmicutes y Bacteroidetes

Otro aspecto del microbioma es cada vez más importante en medicina: su influencia en nuestro peso. Algunas personas pueden comer lo que quieran y mantienen su peso de forma constante a pesar de la falta de ejercicio, mientras que otras personas que hacen suficiente ejercicio físico y dieta aumentan de peso con mucha facilidad. Esto también lo deciden nuestras bacterias intestinales, especialmente 2 grupos llamados Firmicutes y Bacteroidetes son responsables de la absorción de nutrientes en el intestino. Cuando no existían los grandes almacenes, los productos precocinados ni los excedentes alimentarios, el cuerpo tenía que obtener a menudo la energía para toda una semana a partir de 2 escasas comidas para garantizar la supervivencia de la especie. Las bacterias Firmicutes, los “recolectores de calorías”, eran vitales hace más de 100000 años, pero en los tiempos modernos un exceso de estas bacterias en el intestino es una maldición. Después de todo, son capaces de “exprimir” tanta energía de un pepino como la que contiene un Wiener schnitzel. Por lo tanto, el control estricto de las calorías no sirve de nada para muchas personas obesas si las Firmicutes predominan en su intestino y las Bacteroidetes (que pueden incluso “capturar” el azúcar y excretarlo en forma encapsulada) solo colonizan el intestino en cantidades homeopáticas.

Flora bacteriana de la madre

La colonización del organismo humano con microorganismos determina de forma decisiva la resistencia de nuestro sistema inmunitario a lo largo de la vida. “Aquí, el nacimiento y probablemente también el embarazo son particularmente decisivos. En su camino a la vida, los recién nacidos entran en contacto con la flora bacteriana de la madre y así construyen su propio sistema inmunitario”, explica el profesor Huber. El factor decisivo aquí es que la madre tenga una flora bacteriana sana y equilibrada, especialmente en el intestino. “¿En el intestino?”, preguntarán ahora algunos. Así es, porque el intestino es más o menos el reservorio para la colonización de la vagina: si la flora intestinal es sana y rica en lactobacilos importantes, lo mismo ocurre con la flora vaginal. A través del paso del canal de parto, el niño entra en estrecho contacto con la flora bacteriana materna. Esto constituye la base de la colonización del intestino del niño y, por tanto, la base del desarrollo de su sistema inmunitario. Sin embargo, un recién nacido sólo se beneficia de esto durante un parto natural, no durante una cesárea. Sin embargo, los nacimientos por cesárea van en aumento, sobre todo porque los niños aumentan de tamaño en el vientre de la madre (circunferencia de la cabeza y los hombros) y la pelvis femenina no puede seguir el ritmo de este empuje evolutivo. Prof. Huber: “Actualmente es un gran tema en ginecología cómo proporcionar a los recién nacidos postparto las bacterias intestinales o vaginales de la madre incluso después de una cesárea.”

Cuando el hongo Candida albicans desencadena una infección, sentimos ardor y dolor al orinar.

Flora vaginal protectora

La flora vaginal femenina, con sus numerosos lactobacilos, no solo es de gran importancia durante el parto, sino que acompaña a toda mujer a lo largo de su vida como un “escudo protector”. Prof. Huber: “El estrés, los cambios hormonales (como durante el embarazo, la menopausia o los anticonceptivos hormonales), los antibióticos, el tabaquismo, los alimentos ricos en azúcar y mucho más hacen que este escudo protector se “desmorone”, dando lugar a la llamada “disbiosis vaginal”, un desequilibrio.” El resultado: las bacterias y los hongos nocivos se multiplican y provocan infecciones en todo el tracto urogenital. Entre el 25 y el 30 % de las mujeres sufren de vaginosis bacterianas, micosis vaginales y sequedad vaginal e infecciones urinarias recurrentes. La terapia vaginal local no suele tener el éxito deseado. Uno de los motivos son las bacterias intestinales patógenas que migran continuamente desde el intestino a la vagina. Si no se trata o si la terapia no tiene éxito, existe el riesgo de que los procesos inflamatorios se extiendan a la vejiga y los ovarios. Especialmente durante el embarazo, las infecciones vaginales suponen un peligro para la madre y el niño. Las posibles consecuencias son la rotura prematura de las membranas y el parto prematuro.

Nueva opción terapéutica

Estudios clínicos ginecológicos del Hospital General de Viena han demostrado recientemente una nueva forma de tratar la flora vaginal desequilibrada. Partiendo de la base de que la flora intestinal se considera la base de la salud de la flora vaginal, se investigó si la ingesta oral de lactobacilos seleccionados influye en la colonización de la vagina. De hecho, se demostró que las bacterias ingeridas podían colonizar de forma sostenible el tracto vaginal. “En ginecología, el tratamiento con probióticos orales de la disbiosis vaginal es un enfoque completamente nuevo y, sobre todo, sostenible”, dice felizmente el profesor Huber.

* El Prof. Johannes Huber es ginecólogo y endocrinólogo en Viena.


En el tracto urogenital de las mujeres, el crecimiento excesivo de bacterias y hongos nocivos puede causar infecciones.

Síntomas de infecciones comunes del tracto genitourinario femenino

Vaginosis bacteriana

Un síntoma característico de esta infección bacteriana es el aumento de la secreción blanca-grisácea con olor a pescado. También hay picor y dolor en la zona vaginal y en el bajo vientre, así como molestias durante las relaciones sexuales. En aproximadamente la mitad de las afectadas, la vaginosis bacteriana progresa sin los síntomas mencionados. El desencadenante más frecuente es la bacteria Gardnerella vaginalis.

Candidiasis vulvovaginal

Los síntomas más comunes de esta infección, causada por la proliferación de ciertos hongos (especialmente Candida albicans), son picor, enrojecimiento vaginal, dolor, ardor y dolor durante las relaciones sexuales y la micción.

Infecciones del tracto urinario

Es el nombre que reciben las infecciones del tracto urinario: estas pueden afectar no solo a la uretra y la vejiga, sino también a los uréteres y los riñones, y pueden extenderse al torrente sanguíneo. Dependiendo de hasta dónde haya “subido” la infección, se producen diferentes síntomas: si la uretra está afectada, hay dolor al orinar o picor. Lo mismo ocurre con la cistitis, pero en este caso también hay una reducción del flujo de orina, posiblemente sangre en la orina o una necesidad frecuente de orinar. En la inflamación aguda de la pelvis renal, los principales síntomas son el dolor de costado y la fiebre, y también pueden aparecer náuseas y vómitos.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Institut AllergoSan, Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
La microbiota de la piel y las bacterias intestinales
Madre e hijo, Problemas y asesoramiento, Salud de la mujer
Un intestino sano es crucial para las embarazadas
Problemas y asesoramiento
Sistema inmunitario fuerte
Problemas y asesoramiento
Vacaciones con niños
Noticias de investigación
COVID: los pacientes suelen tener una flora intestinal dañada
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento
Causas del síndrome del intestino permeable (SIP)
Noticias de investigación, Problemas y asesoramiento, Salud de la mujer
Anticonceptivos y flora vaginal