12. Jan 2022

Dra. Verena Stiegelbauer

Síndrome del intestino permeable

El síndrome del intestino permeable se asocia a menudo con otras enfermedades, por ejemplo, con las enfermedades autoinmunes. Los científicos llevan tiempo investigando el papel del intestino permeable en el desarrollo de enfermedades y hasta qué punto influye en nuestro microbioma.

La barrera intestinal y su función de defensa

Debido a su gran superficie, el intestino ofrece muchos puntos de ataque para los microorganismos patógenos. Sin embargo, nuestro intestino cuenta con un sistema de protección eficaz contra dichos agentes: la barrera intestinal, formada por la flora intestinal, la mucosa intestinal y el tejido linfoide asociado al intestino. Ciertas bacterias intestinales beneficiosas son capaces de producir sustancias que impiden la proliferación de bacterias extrañas y son también responsables de regular la función protectora de la mucosa intestinal y el sistema inmunitario intestinal. La mucosa intestinal tiene una estructura especialmente densa y, como su nombre indica, está rodeada de una capa de moco destinada a impedir la penetración de gérmenes nocivos.

¿Cómo afectan los cambios negativos de la flora intestinal a la barrera intestinal?

La disbiosis es un cambio en la flora intestinal que se asocia con síntomas patológicos y a menudo inflamatorios. Las causas de la disbiosis son muy diversas.

Los desencadenantes pueden ser, entre otros:

  • Medicamentos (por ejemplo, antibióticos)
  • Inflamaciones
  • Sobrecrecimiento de microorganismos patógenos
  • Alimentación
  • Sustancias estimulantes
  • Estrés
  • Interacciones con el sistema inmunitario, nervioso y endocrino

Una flora intestinal desequilibrada se manifiesta primero con síntomas como eructos, flatulencias, heces malolientes o calambres intestinales. Existe un desequilibrio entre las bacterias intestinales beneficiosas y las perjudiciales. Las bacterias patógenas pueden proliferar masivamente y modificar el entorno, desplazando a las bacterias intestinales buenas. Esto conduce, al cabo de poco tiempo, a inflamaciones y, en consecuencia, al llamado “síndrome del intestino permeable”.

¿Qué es el intestino permeable?

El término “síndrome del intestino permeable” se refiere a un aumento de la permeabilidad de la pared intestinal, que es una barrera indispensable entre el organismo huésped y su mundo exterior. Como resultado, la capa de moco en la superficie del intestino cambia y muchas bacterias simplemente mueren. A continuación, se producen mensajeros inflamatorios y de estrés especiales, que destruyen la capa celular intestinal subyacente. Todas las sustancias tóxicas que ingresan al cuerpo con los alimentos ya no se excretan simplemente con las heces, sino que pueden penetrar sin obstáculos en los vasos sanguíneos y nervios subyacentes y provocar los cambios y enfermedades correspondientes.  Además de una colonización bacteriana equilibrada del intestino y una formación suficiente de moco y proteínas del sistema inmunitario, una mucosa intestinal intacta es indispensable para la defensa contra los agentes patógenos y para impedir el paso de sustancias indeseables a través de la pared intestinal.

Comparación de una barrera intestinal intacta con un “intestino permeable”

Desarrollo del síndrome de intestino permeable

Como consecuencia del síndrome del intestino permeable, la función de barrera de la mucosa intestinal se ve alterada y se produce una mayor transferencia de sustancias indeseables al torrente sanguíneo. Como ya se ha mencionado, pueden ser microorganismos patógenos, sustancias nocivas o incluso grandes moléculas procedentes de los alimentos (ver la segunda figura). Como resultado, se desencadena una respuesta inmune inadecuada frente a estas sustancias y gérmenes, que puede conducir al desarrollo de reacciones alérgicas a los mismos. Se producen, sobre todo, inflamaciones de la mucosa intestinal y, además pueden aparecer intolerancias alimentarias. A partir de estos cambios, se producen posteriormente procesos inflamatorios crónicos que pueden dar lugar a enfermedades autoinmunes como la diabetes de tipo 1 o la esclerosis múltiple. Hoy en día, las pruebas de laboratorio modernas (que revolucionaron el diagnóstico) pueden mostrar claramente hasta qué punto una flora intestinal dañada es responsable de alteraciones y enfermedades: esta lista abarca desde las alergias y el síndrome de fatiga crónica hasta enfermedades intestinales inflamatorias crónicas como la enfermedad de Crohn o la colitis ulcerosa, la depresión, el síndrome del intestino irritable e incluso el cáncer de colon.

¿Cómo se diagnostica el intestino permeable?

Un método para detectar el síndrome del intestino permeable es la prueba de lactulosa-manitol. Los pacientes deben beber una solución de lactulosa-manitol. Después de un cierto tiempo de incubación, se procede a determinar la presencia de dichas sustancias en la orina de los pacientes. Si se encuentran grandes cantidades de dichas sustancias en la orina, es probable que haya una alteración de la barrera intestinal. Otra forma de diagnosticar el intestino permeable es la prueba de la zonulina (proteína secretada por las células intestinales en respuesta a determinados estímulos que aumenta la permeabilidad de la barrera intestinal). Esta prueba permite determinar la presencia y la cantidad de zonulina en sangre, a partir de muestras de suero. Un nivel elevado podría indicar la presencia del síndrome del intestino permeable. También se puede realizar un análisis de heces para medir el marcador inflamatorio alfa-1-antitripsina. Esta proteína se produce en gran parte en el hígado y sirve para regular las reacciones inflamatorias. Si la barrera intestinal es muy permeable, la alfa-1-antitripsina puede ingresar al intestino y, finalmente, ser detectada en las heces.

 
Manténgase informado
Nuestro blog OMNi-BiOTiC®

Lea artículos interesantes sobre el intestino y sus habitantes microscópicos y obtenga consejos para mantener la salud intestinal

Madre e hijo
Cólico del lactante
Noticias de investigación
Cuando el intestino nos deprime
Noticias de investigación, Salud de la mujer
Infecciones urinarias
Problemas y asesoramiento
Probióticos y diarrea del viajero
Noticias de investigación, Salud de la mujer
La disbiosis intestinal favorece las cistitis recurrentes
Madre e hijo, Noticias de investigación
Los probióticos ayudan al sistema inmunitario del bebé
Problemas y asesoramiento
Mantenerse en forma a pesar de las alergias
Noticias de investigación
¿Qué necesita nuestro intestino en verano?