La leche materna: un superalimento para el recién nacido

La leche materna es mucho más que solo alimento para bebés. Las madres comparten sus bacterias en el útero, durante el parto y mientras amamantan.

La leche de pecho materno es mucho más que solo alimento para bebés. Recientes investigaciones han descubierto que muchas enfermedades metabólicas (como alergias, diabetes o obesidad) pueden ser causadas por la colonización del intestino con bacterias patógenas y que estas enfermedades pueden transmitirse al recién nacido a través de una flora intestinal desequilibrada, comenzando un círculo vicioso. Un papel clave lo desempeñan los ácidos grasos de cadena corta, producidos por ciertas bacterias intestinales beneficiosas. Sin embargo, mediante la administración dirigida de cepas bacterianas seleccionadas, se puede intervenir de manera efectiva.

El beneficio de cepas probióticas seleccionadas para alergias infantiles es bien conocido desde hace años y ha sido confirmado en numerosos estudios científicos (véase, por ejemplo, Niers 2009, Kim 2015). El mecanismo de acción responsable apoya la maduración equilibrada de células importantes para nuestro sistema inmunitario (células TH1 y TH2).

Los últimos resultados de investigación demuestran ahora (Soderborg 2016) que la transmisión de obesidad y diabetes de la madre al recién nacido ocurre a través de SCFAs (= ácidos grasos de cadena corta): Estos se forman cuando ciertas bacterias intestinales fermentan carbohidratos indigestibles. Luego, los ácidos grasos de cadena corta (principalmente acetato, propionato y butirato, generalmente presentes en una proporción de 3:1:1) son absorbidos por nuestro organismo. Regulan especialmente nuestro sistema inmunológico y juegan un papel importante en numerosos procesos metabólicos, como la formación de ácidos grasos corporales (lipogénesis) o glucosa (glucogénesis). También son esenciales como sustrato para la producción de energía y la regulación de la síntesis de colesterol en el hígado. Además, los ácidos grasos de cadena corta influyen en las hormonas de la saciedad y, por lo tanto, en la cantidad de alimento que se consume.

Durante el avance del embarazo, la flora intestinal (= microbiota) de la madre cambia, y con la composición bacteriana también cambia la proporción de los ácidos grasos de cadena corta producidos. Un estudio reciente (Soderborg 2016) muestra ahora que la transmisión de obesidad o diabetes de la madre al bebé ocurre a través de los ácidos grasos de cadena corta, comenzando así un círculo vicioso.

 

La Madre Transmite Bacterias a su Bebé a través del pecho

Las madres comparten sus bacterias (y en particular sus productos metabólicos, como los ácidos grasos de cadena corta) durante el parto (flora vaginal y intestinal en partos naturales; flora de la piel en cesáreas) y también durante la lactancia, las bacterias maternas se transmiten al niño («camino entero-mamario»). En los primeros días después del nacimiento, la leche materna sirve menos para alimentar al niño y más para dirigir la colonización bacteriana del intestino. La leche materna contiene más de 200 moléculas de azúcar diferentes. 

El recién nacido aún no tiene la capacidad de digerir estos azúcares y utilizarlos como alimento, pero las bacterias sí pueden utilizar estas moléculas de azúcar como alimento o sustrato (Autran 2016). Por lo tanto, estos azúcares promueven la colonización dirigida del intestino del recién nacido, hasta ese momento libre de gérmenes, con bacterias. 

Además, la composición de la leche materna cambia durante el período de lactancia, así como la colonización bacteriana en el intestino del bebé. Ciertas moléculas de azúcar, llamadas oligosacáridos, pueden unirse a patógenos potenciales y asegurar que los agentes causantes de enfermedades se excreten específicamente del intestino del bebé.

Como se ha sabido durante mucho tiempo, la leche materna apoya el desarrollo del sistema inmunitario infantil. Inmediatamente después del nacimiento, contiene una proporción particularmente alta de proteínas bioactivas y, por lo tanto, proporciona una especie de «inmunidad prestada» al recién nacido hasta que, después de unos meses, comienza a asumir la defensa contra los patógenos. 

La diversidad de moléculas de azúcar disminuye significativamente, pero al mismo tiempo aumenta el contenido de grasa en la leche materna, lo que favorece el crecimiento del bebé.

 

Probióticos para Madre y Bebé

Una flora intestinal equilibrada en la madre durante el embarazo y también durante la lactancia es importante para el desarrollo del niño. Mediante una dieta equilibrada rica en fibra o a través de probióticos y prebióticos seleccionados, se sientan las bases en el intestino de la madre para la salud de la próxima generación. 

Si el parto es por cesárea o si el bebé solo recibe alimentación con biberón, no se pueden transferir suficientes bacterias beneficiosas al intestino del niño. En este caso, mediante probióticos específicamente adaptados a las necesidades infantiles con cepas de bacterias humanas, se puede dirigir el sistema inmunitario del recién nacido en la dirección correcta.

 

Transmisión de la Flora Intestinal Desequilibrada de la Madre al Recién Nacido

Desencadenada por una diversidad reducida o una flora intestinal desequilibrada de la madre al final del embarazo, hay una producción alterada de ácidos grasos de cadena corta, lo que puede influir en enfermedades metabólicas (alergias, diabetes, obesidad) en el recién nacido

Este desequilibrio, así como factores de riesgo adicionales (como parto por cesárea, antibióticos o alimentación exclusiva con biberón), conducen a un cambio en la colonización intestinal de la próxima generación. Este círculo vicioso puede ser interrumpido y combatido mediante la administración dirigida de bacterias probióticas.

Transmisión de la Flora Intestinal de Madre a Hijo


Lactancia de Pecho Materno y Psique

Amamantar no siempre es tan fácil como parece. Muchos factores dependen de que funcione correctamente. A menudo son problemas físicos lo que impide que la madre pueda amamantar, o el recién nacido tiene problemas con el reflejo de succión. 

La sociedad a menudo presiona a las nuevas madres para que amamanten, aunque debería ser una elección personal. Amamantar con leche materna es ciertamente una variante saludable para alimentar al bebé, pero ya hay buenas alternativas de productos de reemplazo de leche que también tienen muy buenos valores nutricionales. 

Siempre es importante no autopresionarse y saber que se está haciendo lo mejor posible. Si desea hablar con alguien externo, el apoyo de psicólogos o clínicos es muy adecuado.

 

La Historia de Lactancia de Sinah con OMNi-BiOTiC PANDA

En comparación con el parto, amamantar fue mucho más complicado, al menos en mi caso. Nunca pensé que trabajar en una relación de lactancia funcional sería tan laborioso y cuánta energía costaría ser responsable de alimentar a un recién nacido.

Todavía en el hospital, tuve un fuerte brote de fiebre y escalofríos, pensé que iba a morir. Durante semanas mis pechos estaban enrojecidos y dolían terriblemente. Lo malo es que mi bebé quería beber casi cada hora.

Durante casi dos semanas, las lágrimas me venían cada vez que el bebé se prendía a mis pechos. Sentí que la lactancia era tortura, temía el próximo grito de hambre. No podía ducharme cuando quería, o ir al baño. Me traían comida pero no tenía mucho apetito.

Odiaba la lactancia. Especialmente porque el bebé, a pesar de tomar el pecho, parecía quedarse con hambre. Dicen que la lactancia es lo mejor para el recién nacido, pero ¿qué pasa si después del biberón no quiere el pecho…? No quería darme por vencida, así que seguí sentada en el sofá las 24 horas del día, lista para la siguiente sesión de lactancia, a pesar del agotamiento.

En la tercera semana, mi madre intervino y me compró leche de fórmula. Desde entonces todo cambió. «Ahora le daremos un biberón y luego el bebé se dormirá feliz».

Dicho y hecho. Mi bebé aceptó el biberón de buena gana y, oh milagro, también siguió aceptando el pecho. Poco a poco se estableció un ritmo con el que pude vivir bien. Más aún, lentamente comencé a disfrutar de la lactancia.

Tenía más libertad, menos presión y pude recuperarme de la tensión. El papá del bebé tomó un papel importante al dar el biberón, que disfruta mucho. Un arreglo que funciona bien para nosotros tres.

Me di cuenta: cada relación de lactancia es individual. Claro, la lactancia es genial, pero además de todas las ambiciones, ideas y recomendaciones, una madre no debe olvidarse de cuidar su salud física y mental.

Sinah Edhofer, Influencer

La Historia de Lactancia de Sinah con OMNi-BiOTiC PANDA

Referencias

  1. Koren, O. et al. Cell (2012) 150, 470–480. DOI:10.1016/j.cell.2012.07.008
  2. Soderborg, T. K. et al. Diabetologia (2016) 59:895–906. DOI: 10.1007/s00125-016-3880-0

Índice

OMNi-BiOTiC®
Probióticos - para su buen intestino
OMNi-BiOTiC Pro-Vi 5
OMNi-BiOTiC Pro-Vi 5
desde 19,95 €
al producto
OMNi-BiOTiC® 10 AAD
OMNi-BiOTiC® 10 AAD
desde 17,50 €
al producto
OMNi-BiOTiC® 6
OMNi-BiOTiC® 6
desde 44,50 €
al producto
OMNi-BiOTiC® Active
OMNi-BiOTiC® Active
desde 43,00 €
al producto
OMNi-BiOTiC® COLONIZE
OMNi-BiOTiC® COLONIZE
desde 43,00 €
al producto
OMNi-BiOTiC® FLORA plus+
OMNi-BiOTiC® FLORA plus+
desde 19,95 €
al producto
OMNi-BiOTiC® HETOX
OMNi-BiOTiC® HETOX
desde 82,95 €
al producto
OMNi-BiOTiC® metabolic
OMNi-BiOTiC® metabolic
desde 43,00 €
al producto
OMNi-BiOTiC® Metatox
OMNi-BiOTiC® Metatox
desde 43,00 €
al producto
OMNi-BiOTiC® PANDA
OMNi-BiOTiC® PANDA
desde 11,95 €
al producto
OMNi-BiOTiC® STRESS Repair
OMNi-BiOTiC® STRESS Repair
desde 43,00 €
al producto
OMNi-BiOTiC® TRAVEL
OMNi-BiOTiC® TRAVEL
desde 43,00 €
al producto