Alergia

Nuestro intestino es un órgano frecuentemente subestimado: ¿Sabía que la superficie del intestino es de unos 400 my, por lo tanto, es 10 veces más grande que la superficie de los pulmones y 100 veces más grande que la piel? 100 billones de bacterias de miles de especies retozan en esta área. Dichas bacterias componen la microbiota intestinal, que es única para cada persona.

Nuestras bacterias intestinales rinden al máximo todos los días: hacen que nuestros alimentos sean utilizables, luchan contra los patógenos, producen vitaminas y hormonas, pero sobre todo protegen nuestra barrera intestinal de sustancias nocivas.

La mucosa intestinal en las alergias

Las alergias pueden producirse cuando se dañan las mucosas del cuerpo (como la de la nariz, la de los pulmones o la del intestino). En este caso, las sustancias que ingresan al cuerpo con el aire o los alimentos no pueden controlarse adecuadamente y liberarse como inofensivas, sino que penetran de manera inmediata y descontrolada en la sangre o el sistema linfático. Esta sobrecarga adicional puede sobrepasar al sistema inmunitario: como consecuencia, se producen alergias e intolerancias alimentarias.

El curso de una reacción alérgica

A pesar de los diversos síntomas de la alergia, el curso de todas las reacciones alérgicas es el mismo: al entrar en contacto con un alérgeno, se forman anticuerpos contra el mismo (IgE). Tras un nuevo contacto con el alérgeno, estos anticuerpos IgE median la liberación de histamina, que desencadena los síntomas típicos de la alergia: como picor, lagrimeo, hinchazón, erupción cutánea o asma . Cuando se produce esta reacción alérgica, el alérgeno ha podido atravesar la primera barrera de la mucosa intestinal sin ser detectado. Esto se debe a que la mucosa intestinal contiene un anticuerpo especial, el SIgA, que normalmente impide la penetración de sustancias extrañas y alérgenos. El SIgA es producido por las células del intestino y liberado en la capa de moco. Como "anticuerpo de la mucosa", este anticuerpo es una especie de capa protectora para el intestino. Su protección contra las alergias consiste en que este anticuerpo se adhiere a las sustancias extrañas incluso antes de que sean absorbidas por el organismo y las marca. Cuando los alérgenos han sido marcados de esta manera, ya no pueden ser absorbidos por el organismo. Esto evita la reacción alérgica antes de que pueda producirse.

La defensa contra las alergias es la protección de las mucosas

El principio de protección de las mucosas representa un concepto básico para evitar las alergias. Al fin y al cabo, cualquier sustancia que desencadene una alergia es rechazada por esta vía. El hecho de que esta sustancia provenga de plantas o animales (como el polen de hierba o el pelo de los animales), de alimentos (por ejemplo, conservantes, aromatizantes) o de productos para el cuidado no es un factor decisivo. Así, es posible tratar varias alergias diferentes mediante una terapia específica de la mucosa.

¿Qué puede hacer si tiene alergias?

Hoy en día, las alergias se pueden tratar de diferentes formas. Los efectos de la alergia se tratan en terapias orientadas a los síntomas. Los síntomas se pueden "apagar" por un corto tiempo con gotas, aerosoles y tabletas para descongestionar y reducir la liberación de histamina, pero estas medidas no tratan las causas de la alergia. Otra forma es la desensibilización: en este proceso, el cuerpo se acostumbra gradualmente a una determinada sustancia que desencadena la alergia, creando así una tolerancia. Esta ruta es adecuada para alergias a sustancias individuales conocidas, pero es tediosa y no protege contra nuevas alergias.

La forma convincente a largo plazo es la terapia de las mucosas. Estas no están intactas en las personas alérgicas y están implicados de forma causal en el desarrollo de las alergias. La terapia de las mucosas trata el origen de la alergia y está especialmente indicada para personas alérgicas o intolerantes a diversas sustancias.

Los niños y las alergias

El riesgo de alergia depende en gran medida de los genes. Si una familia es hipersensible a sustancias ambientales como el polen, el pelo de animales o un alimento determinado, la probabilidad de que la descendencia también desarrolle una alergia es alta.

Entrevista a la Mag. Anita Frauwallner sobre el tema "Alergia"

¿Qué alergias pueden surgir en el intestino y por qué se originan allí?

Mag. Frauwallner: Hoy en día prácticamente cualquier sustancia puede convertirse en alérgeno y desencadenar reacciones alérgicas. Las personas con un sistema inmunitario debilitado en particular experimentan esto, porque una alergia es una reacción exagerada del sistema inmunológico a sustancias que no causan ninguna reacción en personas no alérgicas.

Si se tiene en cuenta que el 80 % de las células del sistema inmunitario se encuentran en el intestino, queda claro de inmediato por qué las alergias ocurren con más frecuencia cuando el intestino no funciona bien.  Mejor dicho, desde un punto de vista técnico: cuando la barrera intestinal deja de funcionar correctamente. Esto puede ocurrir como consecuencia de una terapia con antibióticos, que haya eliminado en gran medida nuestras importantes bacterias intestinales, o de excesivo estrés. Además, se inhibe el flujo sanguíneo en el intestino, lo que intensifica la inflamación. Esto crea un intestino con alta permeabilidad (intestino permeable), para componentes alimenticios grandes, para sustancias tóxicas o para alérgenos como el polen.

Si su sistema inmunitario está sobreestimulado, pueden producirse reacciones alérgicas , por ejemplo, a la leche, al trigo o a las manzanas, porque las ingiere con más frecuencia, o a las sustancias que toca. Es malo si también hay reacciones alérgicas al polen de abedul o avellana debido a las reacciones cruzadas. Cuanto más reacciones alérgicas ocurren, más susceptible se vuelve uno a sufrir más alergias. ¡Y todo empezó en el intestino!

¿Puede curar sus alergias ayudando a su propio intestino? ¿Qué es útil en caso de alergias?

Mag. Frauwallner: Soy el mejor ejemplo de que usted mismo puede terminar sus alergias. Empiece donde se origina la alergia: ¡en el intestino!

  1. Intente reducir el estrés y, sobre todo, reparar la mucosa intestinal inflamada. Esto se consigue tomando las bacterias intestinales antiinflamatorias adecuadas.
  2. Fortalezca su sistema inmunitario. Durante la temporada de polen, es mejor no hacer ejercicios extenuantes y fortalecer la mucosa intestinal. A su vez, las bacterias intestinales buenas ayudan a ello. A mí me gusta utilizar una combinación eficiente de seis cepas bacterianas líderes que colonizan todo el intestino de arriba a abajo.
  3. Si le gotea la nariz y le lloran los ojos, debe detener la producción de histamina en el intestino. El zinc es una excelente ayuda para esto. En general, las vitaminas del complejo B, los aminoácidos y diversos oligoelementos son necesarios para el desarrollo de una mucosa intestinal intacta. Esto hará que se ponga "en forma".

¿Qué alergias no tienen nada que ver con el intestino? ¿O todas las alergias tienen algo que ver con el intestino?

Mag. Frauwallner: Tanto las alergias de tipo I-III mediadas por anticuerpos como la reacción de tipo IV desencadenada por las células T siempre se deben a un error en el sistema inmunitario. En una persona completamente sana con un intestino en funcionamiento y una colonización bacteriana óptima, la "alergia por mal funcionamiento" inmunológico y, sobre todo, también las intolerancias alimentarias, de las que se sabe que hoy en día sufren muchas más personas, apenas existirán. Incluso en niños que están genéticamente predispuestos por ambos padres, es posible prevenir la aparición de alergias, dermatitis atópicas y asma en un 80 % administrando las bacterias intestinales adecuadas durante el embarazo y en el primer año de vida del bebé. Hace 10 años publicamos el gran estudio PANDA sobre este tema. Recién ahora los pediatras y los alergólogos están empezando a explotar lentamente el potencial de esta terapia especial probiótica.

¿Por qué parece que cada vez hay más gente con alergias?

Frauwallner: No es solo una impresión, es un hecho que hoy en día hay muchas más personas que sufren alergias que hace 50 años. Pero no es de extrañar, solo hay que tener en cuenta que a todos los niños se les administran antibióticos varias veces ya en los primeros años de vida, y por desgracia a menudo de forma innecesaria. Nuestra alimentación contiene cada vez más azúcar, colorantes, conservantes y potenciadores del sabor artificiales, y el 30% de la población sufre tanto estrés que corre un enorme riesgo de agotamiento. El 80 % de los alemanes ya no tienen una flora intestinal normal y sufren flatulencias, dolores constantes y fatiga crónica. Tenemos que volver a lo que todas las ciencias curativas antiguas, desde el Ayurveda hasta Hipócrates y Paracelso, expresaban claramente: "El intestino es el centro de la salud y la enfermedad". Mi visión es muy clara, sobre todo en el caso de las alergias: no hay que fijarse solo en los síntomas, sino luchar contra las causas. Y las alergias son causadas por un intestino que funciona mal y por el consiguiente descontrol del sistema inmunitario.

 

La más alta calidad para su salud

OMNi-BiOTiC® & OMNi-LOGiC®

No post was found with your current grid settings. You should verify if you have posts inside the current selected post type(s) and if the meta key filter is not too much restrictive.
 

Todo sobre el tema

Alergia

Problemas y asesoramiento
Sistema inmunitario fuerte
Madre e hijo
Los niños y las alergias