Nuestra microbiota intestinal

El intestino es el centro de muchos procesos importantes del cuerpo que son esenciales para la salud. Realiza tareas vitales, pero para ello necesita la ayuda de sus pequeñas habitantes: las bacterias. Hay billones de bacterias intestinales y se encuentran principalmente en el intestino grueso. En conjunto se denominan "microbiota o flora intestinal". El término "flora" ya no es apropiado, porque sigue basándose en la antigua concepción de que los organismos vivos microscópicos son plantas. Una característica especial de la microbiota intestinal es su importancia para el sistema inmunitario.

El origen de la flora intestinal

¿Cómo llegaron las bacterias a nuestro intestino?

Una microbiota intestinal sana (flora intestinal) en nuestro tracto digestivo constituye la base de nuestro bienestar general. La colonización del intestino con bacterias beneficiosas y otros microorganismos comienza al nacer. La colonización depende de si el parto se produce por vía vaginal o por cesárea. En un parto vaginal, los bebés entran en contacto con la flora vaginal de la madre, que tiene un impacto significativo en el microbioma del bebé. En cambio, con una cesárea se encuentran más microorganismos cutáneos y hospitalarios en los niños. Por ello, el riesgo de contraer enfermedades es significativamente mayor en los bebés por cesárea que en los nacidos durante un parto natural. Sobre todo, hay que mencionar que en el caso de una cesárea, se suelen prescribir antibióticos a la madre como medida preventiva. Esto tiene un efecto negativo adicional en el microbioma de la madre y el niño.

Tras el nacimiento del niño, la microbiota intestinal no está en absoluto "completa". Puede seguir madurando hasta varias semanas después del nacimiento. Con la toma de leche materna, se transfieren muchas bacterias de la madre al niño. La transferencia comienza ya con la piel, cuando el niño bebe del pecho y las bacterias de la microbiota cutánea pasan a su cuerpo. Los microorganismos ingresan al pecho y, por tanto, a la leche a través de los conductos lácteos. Según los últimos descubrimientos, se produciría una transferencia endógena de bacterias desde el intestino materno a través del sistema linfático-sanguíneo a la leche materna. Por lo tanto, los niños alimentados con leche materna cuentan con las condiciones óptimas para el desarrollo de una microbiota intestinal saludable.

La microbiota intestinal durante el embarazo

La microbiota intestinal también desempeña un papel fundamental en el embarazo, desde la concepción hasta el parto. A través de una "ruta mucosa", los lactobacilos beneficiosos que mantienen sana la zona íntima llegan a su destino desde el recto y se instalan allí de forma permanente. Estas bacterias lácticas no solo mantienen sana la zona vaginal y desplazan a los hongos y microorganismos no deseados, sino que también son muy importantes durante la concepción.

La estructura de la flora intestinal

El intestino de un adulto sano está colonizado por unos 100 billones de bacterias. Son muy importantes para nuestro organismo, ya que son responsables, entre otras cosas, de la producción de importantes vitaminas (por ejemplo, la vitamina K), hormonas, aminoácidos y ácidos grasos de cadena corta para suministrar energía a la mucosa intestinal. Curiosamente, este enorme número de bacterias está compuesto por sólo 500 - 1000 especies bacterianas diferentes, que a su vez se dividen en solo 4 divisiones diferentes, o filos: Firmicutes, Bacteroidetes, Proteobacterias y Actinobacter. Más del 99 % de estas bacterias son anaerobias, lo que significa que necesitan un entorno sin oxígeno para sobrevivir. Esto puede sonar sorprendente al principio, pero si se mira más de cerca es lógico, ya que el intestino con sus decenas de metros de longitud en realidad no contiene oxígeno en su interior. Al igual que los humanos, las bacterias son verdaderos artistas de la adaptación y saben exactamente dónde tienen que instalarse para vivir de forma óptima. Por lo tanto, los distintos tipos de bacterias se distribuyen de forma diferente por el tracto gastrointestinal.

Intestino delgado

Solo una pequeña parte de toda la microbiota intestinal se encuentra en el intestino delgado. Los representantes más conocidos se encuentran en esta sección del intestino: Los lactobacilos como el Lactobacillus Acidophilus mantienen el pH adecuado produciendo ácido láctico. Si el pH del intestino delgado se altera, puede producirse un brote de patógenos (¡hongos intestinales!). Las bacterias del ácido láctico son, por tanto, parte integrante de un sistema inmunitario - su desplazamiento (posible a través de una dieta muy salada) tiene graves consecuencias.

Intestino grueso

Las bacterias que se encuentran en el intestino grueso fermentan la fibra dietética produciendo importantes micronutrientes. Una bacteria probiótica destacada de la microbiota localizada en el colon es Bifidobacterium Bifidum. Esta bacteria no móvil (=residente) es una de las "todoterreno" de la microbiota intestinal de un adulto sano. Estudios científicos han demostrado el papel de Bifidobacterium Bifidum en la prevención del síndrome del intestino irritable y de la enfermedad inflamatoria intestinal, la estabilización de los niveles de colesterol, la mejora de los síntomas alérgicos, la mejora del aspecto de la piel, la mejora de la tolerancia al estrés, protección contra los radicales libres e incluso un posible papel en la prevención del cáncer de colon. Bifidobacterium Bifidum pertenece junto a otros importantes organismos probióticos que se encuentran en el colon (como Bifidobacterium Breve, Lactobacillus Brevis, Enterococcus durans o Lactobacillus Rhamnosus) a las denominadas "cepas bacterianas líderes" - esto significa que participan esencialmente en la formación saludable de una microbiota intestinal funcional, y pueden asegurar que otras bacterias importantes también puedan proliferar en el intestino. La multitud de cepas bacterianas explica que el equilibrio ecológico sea especialmente sensible en el intestino grueso. Si se altera dicho equilibrio, se produce una disbiosis.

COVID-19: Los pacientes suelen tener una alteración de la microbiota intestinal

La infección por COVID-19 suele provocar un cambio en la microbiota intestinal, cuyo alcance se asoció con la gravedad de la enfermedad en un estudio publicado en Gut (2021; DOI: 10.1136/gutjnl-2020-323020). COVID-19 es principalmente una enfermedad de las vías respiratorias. Sin embargo, el coronavirus también puede infectar las células de la mucosa intestinal. El intestino es también el órgano inmunológico más grande del cuerpo y controla las bacterias intestinales. Dado que a menudo hay sobreactividad del sistema inmunitario en el COVID-19 grave, es bastante concebible una influencia de la microbiota intestinal.

Tareas importantes de la microbiota intestinal

Cuando se descubrieron por primera vez microorganismos en el intestino, se pensó que era algo patológico y se le dio el nombre de "toxemia intestinal", que significa "envenenamiento de los intestinos". Después de todo, las bacterias eran conocidas y temidas como agentes de enfermedad. Con limpiezas especiales del intestino o incluso con la extirpación quirúrgica del colon, algunos médicos intentaron expulsar las "peligrosas" bacterias. Mientras tanto, se ha establecido que la microbiota intestinal no es perjudicial para el ser humano, sino muy importante. Algunos componentes de los alimentos no podrían ser utilizados en absoluto o no completamente sin las bacterias intestinales. Además, los microorganismos de la microbiota intestinal tienen otras funciones importantes:

  • Contribuyen al funcionamiento de nuestro sistema inmunitario.
  • Forman en parte la vitamina K, que es importante para la coagulación de la sangre.
  • Contribuyen al abastecimiento energético de las células de la mucosa intestinal.
  • Descomponen sustancias nocivas , como sustancias cancerígenas.
  • Evitan que patógenos proliferen en el intestino

Influencia de la microbiota intestinal en el peso

La falta de ejercicio, una dieta hipercalórica, una alimentación desequilibrada y el estrés pueden ser responsables de un exceso de masa corporal.
El estrés puede ser el responsable de que el cuerpo sea demasiado voluminoso.
Pero la composición de la microbiota intestinal también juega un papel decisivo.

¿Qué desequilibra la microbiota intestinal?

El intestino y, por tanto, también la microbiota intestinal constituyen un ecosistema complejo e independiente compuesto por un gran número de especies diferentes. Dado que las condiciones ambientales del intestino permanecen constantes, al menos en las personas sanas, este ecosistema suele ser relativamente estable. Sin embargo, hay factores que pueden influir negativamente en la composición de la colonización bacteriana.

Nutrición y estilo de vida para mantener la salud intestinal

Cada persona sigue una dieta y una rutina diaria individual. La ingesta diaria de alimentos tiene una influencia significativa en la microbiota intestinal. Los componentes de los alimentos, especialmente la fibra dietética, sirven como fuente de nutrientes y energía para los microorganismos.

En el intestino de los niños amamantados predominan diferentes tipos de bacterias que en los adultos. Los estudios científicos han demostrado que existe una relación entre los hábitos alimenticios y la composición de la microbiota intestinal. También se encontró que en el intestino de las las personas con sobrepeso no solo predominan otros tipos de bacterias que en las de peso normal, sino que también viven menos especies. La sobreabundancia de nutrientes permite que algunos microorganismos proliferen muy rápidamente, lo que supone una desventaja para otras especies que luego son desplazadas.

Los medicamentos destruyen el equilibrio intestinal

Los antibióticos inhiben el crecimiento de las bacterias o las destruyen. Cuando se combaten las infecciones bacterianas, suele ser necesaria la administración de antibióticos.

Por desgracia, estos medicamentos no pueden determinar si un microorganismo es peligroso o no. Cuando los antibióticos entran en el intestino, también combaten algunas de las especies de bacterias beneficiosas que se encuentran allí de forma natural. Mientras que la mayoría de los tipos de bacterias se recuperan en pocas semanas tras finalizar el tratamiento farmacológico, algunas no vuelven a su estado original ni siquiera después de seis meses. Esta es una de las razones por las que los antibióticos deben utilizarse siempre con cuidado y nunca de forma indiscriminada.

¿Es la microbiota intestinal culpable del desarrollo de algunas enfermedades?

Los hallazgos sobre la conexión del microbioma y las enfermedades graves son cada vez más frecuentes. Por ejemplo, un microbioma alterado se ha relacionado con enfermedades gastrointestinales, obesidad, diabetes, aterosclerosis y depresión.

Hoy en día, ya sabemos que el desequilibrio bacteriano de nuestro cuerpo es responsable de muchas dolencias cotidianas. Entre ellas se encuentran la hinchazón, la distensión abdominal, estreñimiento, flatulencia o la fatiga.

La piel y la microbiota intestinal

Cómo influyen las bacterias en nuestra piel


Proverbio, que a menudo se utiliza no del todo sin razón.
Si no estamos bien emocionalmente, esto suele expresarse de forma inconsciente.
en el aspecto de nuestra piel.

Consejos para fortalecer la microbiota intestinal

Una microbiota intestinal sana es lo más importante para el bienestar general. Para mantener el equilibrio bacteriano intestinal, algunas medidas pueden ayudar:

Dieta correcta

Consuma alimentos ricos en fibra como zanahorias, pimientos, arándanos o frambuesas, col e hinojo, así como legumbres como garbanzos, alubias o lentejas. Evite los alimentos con alto contenido en azúcar o grasa. Tómese su tiempo para comer. Siéntese y mastique bien. Las bebidas azucaradas también deben evitarse.

Preparación de la comida

Al preparar sus comidas, busque métodos suaves como la cocción al vapor o la cocción ligera. ¡Los alimentos fritos o demasiado calientes no son buenos para su intestino!
Use productos integrales, ya que contienen más vitaminas y minerales que el pan, la pasta o las masas que contienen harina blanca. Los productos integrales también brindan saciedad durante más tiempo y estimulan los músculos intestinales, lo que puede prevenir el estreñimiento . Además, ¡beba siempre mucha agua!

Probióticos y prebióticos

Prebióticos son fibras dietéticas que se encuentran en alimentos como la achicoria, el salsifí, las alcachofas de Jerusalén o las cebollas. Llegan sin digerir al intestino grueso y allí son descompuestas por las bacterias intestinales. De este modo, promueven el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino. En el caso de que se produzca algún sobrecrecimiento bacteriano, es aconsejable tomar prebióticos en polvo además de la dieta. Estos nutren a las bacterias del intestino y, por tanto, favorecen la correcta colonización intestinal.

Bacterias probióticas son microorganismos vivos que proporcionan beneficios para la salud cuando entran en el intestino en cantidades suficientes. Hay una gran variedad de bacterias probióticas específicas que producen efectos detectables y positivos en el intestino humano: algunas bacterias se utilizan para tratar la diarrea, por ejemplo, mientras que otras ayudan a reducir la inflamación o a producir vitaminas. En estudios científicos, los probióticos especialmente desarrollados y con relevancia médica, con cepas bacterianas seleccionadas, condujeron a la mejora de los síntomas del síndrome del intestino irritable, de la colitis ulcerosa o de enfermedades neurológicas y neurodegenerativas como la depresión o la enfermedad de Alzheimer.

Simbióticos para la microbiota intestinal

El mantenimiento de una microbiota intestinal saludable no solo es esencial para una buena digestión: ahora se sabe que el intestino es un punto de partida para problemas de salud de todo tipo, como procesos inflamatorios crónicos, por su papel dominante en el sistema inmunitario humano y por su interconexión con todo el organismo.

Para mantener la importante biodiversidad de bacterias intestinales o para crear condiciones óptimas para los microorganismos intestinales, existen dos posibilidades: en primer lugar, el suministro de prebióticos, que son nutrientes para las bacterias intestinales "beneficiosas". Se trata de fibras solubles como la pectina, la inulina y la oligofructosa, que se encuentran en numerosos alimentos, por ejemplo en las legumbres, ciertas verduras o los frutos secos, pero también se pueden suministrar en dosis suficientemente altas a través de productos prebióticos de farmacia. La segunda opción es tomar probióticos para desplazar las bacterias dañinas y restaurar el equilibrio de la microbiota intestinal. Se deben utilizar productos de farmacia seleccionados, que cumplan con estrictos criterios de calidad y cuyos beneficios para el bienestar humano hayan sido probados en estudios científicos.

La más alta calidad para su salud

OMNi-BiOTiC®

No post was found with your current grid settings. You should verify if you have posts inside the current selected post type(s) and if the meta key filter is not too much restrictive.

Artículos relevantes sobre el tema

Madre e hijo
Cólico del lactante
Nutrición y recetas
Dahl o curry de lentejas rojas
Nutrición y recetas, Problemas y asesoramiento
Relación entre la deficiencia de vitamina D y la migraña
Madre e hijo, Noticias de investigación
Rol del microbioma en la búsqueda y en el nacimiento de un bebé sano
Noticias de investigación, Salud de la mujer
La disbiosis intestinal favorece las cistitis recurrentes
Noticias de investigación
Cuando el intestino nos deprime
Noticias de investigación, Salud de la mujer
Infecciones urinarias